Palabras de Canarias en el Diccionario Inglés de Oxford

Te puedes encontrar barrilla, caldera, fanega, guanche, malpaís, médano, orchilla, papaya, tostón o trapiche

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Las relaciones comerciales entre los puertos de Canarias y los del Reino Unido datan de 1519, es decir, quinientos año. Desde 1883, con la construcción del Puerto de Las Palmas, crece la influencia británica en las islas. Y, al revés, en Londres surgen «Muelles Canarios», donde se ubica la Bolsa de Londres. Hasta Isaac Newton estaba dopado con el vino de Canarias.

En 1887 el 64% de los extranjeros que nacían en Canarias era británicos. Aparece Majo, habitante de las islas de Lanzarote y Fuerteventura en el momento de la Conquista. Los intercambios comerciales generó que los viajeros que se acercaban a las islas y escribieran sus libros después llenaran sus textos de canarismos y, con el paso del tiempo, han acabado en el Diccionario de Inglés de Oxdord.

«Contribuyó en cierta medida a la difusión de esas voces entre los numerosos lectores de los distintos tipos de literatura que, sin duda, constituyó una vía más para la penetración de estos vocablos», afirma la catedrática de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, María Isabel González Cruz.

Así, el diccionario Ingés de Oxford «registra como hispanismos» palabras que «forman parte del repertorio de canarismos», es decir, nacidas en las islas o referenciadas en el archipiélago. Por ejemplo: barrilla, caldera, fanega, guanche, guano, malpaís, manta, mantilla, médano, orchilla, papaya, pintadera, tostón o trapiche. «Salvo en el caso de guano y papaya, cuyo origen indígena sí se menciona, Oxford reconoce estas palabras como procedentes del español, sin especificar qué variedad o variedades concretas de esta lengua han actuado como donantes, algo sin duda difícil de determinar».

En el caso de «Barrilla», González explica en su investigación académica « Hispanismos y canarismos en un corpus de textos ingleses sobre Canarias», que está registrando en el diccionario inglés desde principios del siglo XVII. «Designa una planta con la que Canarias comerciaba con Inglaterra en el siglo XIX», recuerda González Cruz. La palabra «caldera» alude al vulcanismo de las islas y, por tanto, «las descripciones que, por su naturaleza volcánica, motivaron el uso frecuente de este canarismo».

La palabra «fanega» en Canarias es unidad de medida para granos, superficie o líquidos y su valor varía según las islas. El Diccionario de la Real Academia de la Lengua afirma que «es muy variable según las diversas regiones de España».Pero el fuerte comercio de Canarias con el Reino Unido en sectores como el plátano alude directamente a las islas.

Una palabra nítida en el diccionario inglés de la que no hay duda es «Guanche». Documentado en el Reino Unido desde finales del Siglo XVI para hacer referencia «a los aborígenes que habitaban las islas Canarias cuando fueron conquistadas por los castellanos en el siglo XV». Aparece la palabra «chochos», que es como se llaman en Canarias a los altramuces.

Asimismo, aparece «Orchilla», que se basaría, junto a otra anterior desconocida, en una aportacion en un texto inglés del año 1591, publicado por Richard Percyvall, donde apunta que es un tipo de hierba que tiene su origen en Canarias aunque hay «Urchilla» en Ecuador, Bolivia, Colombia, México y Venezuela. Aparece la palabra «papaya» dadas las dificultades del ingés para diferenciar el árbol de la fruta.

Sobre la palabra «pintadera» se describe como «un pequeño sello para decorar que era utilizado en las culturas neolíticas». Para la catedrática de la ULPGC «es un canarismo recogido por todos los repertorios lexicográficos consultados y casualmente aparece en el título de un artículo científico publicado por el arqueólogo escocés John Abercromby (1841-1924), conocido por sus trabajos sobre Canarias.