Nuevo revés judicial en Canarias por el alquiler vacacional

Fevitur gana un nuevo recurso al Gobierno regional sobre la ordenación del mercado de casas turísticas

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha rechazado un recurso de casación interpuesto por el Gobierno de Canarias contra el modelo de viviendas de uso turístico y con el que pretendía expulsar a las viviendas las zonas turísticas.

Así lo detalla en una nota la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), que destaca que «una vez más», la justicia «no le ha dado la razón» al Ejecutivo y respalda la anterior sentencia del Supremo, que ya advirtió de que vetar las viviendas de uso turístico en algunas zonas limitaba la libertad de empresa de los promotores del alquiler vacacional.

De hecho, el pasado mes de enero, el TSJC tumbó un recurso anterior por los mismos motivos. Por ello, la federación exige a los gobiernos autonómicos que respeten las legislaciones nacional y europea a la hora de regular sobre las viviendas de uso turístico y no se «extralimiten» en sus competencias.

El presidente, Tolo Gomila, indica que esta nueva resolución judicial es «una muy buena noticia para el sector, pero también un desgaste de energía y generación de crispación innecesaria» y subraya que es «un firme recordatorio» para que los legisladores autonómicos no pierdan de vista la legislación europea y nacional.

Con esta decisión, además, se constata que el Gobierno canario «ha perdido todas las causas hasta la fecha con Fevitur y en contra del modelo de viviendas de uso turístico».

Este verano, Airbnb ha afirmado que está colaborando con las administraciones locales, regionales y nacionales de todos los lugares en los que operan para «buscar proactivamente nuevas regulaciones que ayuden a diversificar el turismo y proteger la vivienda», en una carta abierta dirigida a las instituciones europeas.

Airbnb ha defendido que colabora con 500 gobiernos locales, regionales y nacionales, y que tiene intención de ampliar ese trabajo y «trabajar con gobiernos para adoptar regulaciones que aprovechen lo mejor de la economía colaborativa».

La plataforma asegura que en ciudades como Ámsterdam los huéspedes de Airbnb representan el 8% de los visitantes que pernoctan en la ciudad, y más de dos tercios de los huéspedes se quedan fuera del centro de la ciudad, «lo que ayuda a crear un modelo de turismo sostenible que beneficia a los locales en más comunidades», ha opinado la compañía.

También ha afirmado que son «una de las únicas plataformas que limitan la frecuencia con la que los anfitriones pueden compartir su espacio, que normalmente se alquila por 30 noches al año», y ha argumentado que han presentado propuestas para aumentar los impuestos que pagan los turistas en Ámsterdam.

Ha mencionado que en Barcelona han trabajado con el Ayuntamiento para identificar y eliminar a «los malos actores» de la plataforma, y han sostenido que la teniente de Alcaldía Janet Sanz dijo que otras plataformas deberían seguir su ejemplo.

«Queremos trabajar con la Comisión para garantizar que los Estados miembros cuenten con la orientación y las barreras adecuadas para garantizar que las normas locales sean claras, justas y proporcionadas», ha defendido la plataforma, que ha asegura ver a los gobiernos y autoridades como socios con quien trabajar en favor de un turismo moderno, saludable y sostenible.