William Bourdon, abogado que dirige una función de Mohamed Bouamatou, a la derecha
William Bourdon, abogado que dirige una función de Mohamed Bouamatou, a la derecha

La nueva vida del empresario español Bouamatou, el «George Soros africano»

Maneja intereses por valor de 2.600 millones de euros. Interpol anula la orden de detención sobre el patrono de la fundación Mujeres por África y que controla la excivepresidenta Fernández de la Vega. La organización policial apunta que la petición de detención tenía base «política» en su origen, Mauritania

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Interpol ha anulado este mes las anotaciones que indicaban petición de detención cursada por Mauritania sobre el empresario con intereses en Canarias, entre otros escenarios, Mohamed Ould Bouamatou, así como a su asesor principal, Mohamed Ould Debagh. Desde 2011 tiene nacionalidad española.

Sin el lastre de estar siempre pendiente de ser detenido, intentará recuperar las propiedades que le han sido confiscadas en su país de origen y dedicarse a «reducir la corrupción, el soborno y las sanciones para favorecer el surgimiento del Estado de derecho» y a «apoyar proyectos en los campos de la educación y la información para contribuir al surgimiento de actitudes éticas en la vida profesional y social».

Interpol argumenta que la petición de detención lanzada por Mauritania tienen base «política» y no criminal. Bouamatou es integrante de en representación de una entidad financiera en la fundación Mujeres por África que controla la exvicepresidenta socialista Fernández de la Vega.

En junio de 2011, «en atención a las circunstancias excepcionales» en Mohamed Hamayenne Bouamatou, se le concedió «la nacionalidad española por carta de naturaleza» en un expediente tramitado por el ministro de Justicia de entonces, Francisco Caamaño. Manejaría intereses por valor de 2.600 millones de euros, de acuerdo con diversas fuentes francesas.

Mecenas

El pasado 19 de octubre la comisión de control de Interpol eliminó la petición de Mauritania del multimillonario con intereses en Canarias a través de familiares. «Cuando una ONG cumple mis convicciones, la financio, quiero ser el Soros africano», ha señalado.

Al tiempo que financia programas educativos, tiene un hospital de beneficiencia, representa o representó en la costa africana de Philip Morris al tiempo vendía en África la marca Gallina Blanca. Es dueño de un banco de matriz belga en Mauritania y controla un operador de telefonía móvil. Mauritania le acusaba de conspirar contra el poder establecido por Mohamed Ould Abdelaziz y no pagar impuestos. Son primos.

A solicitud de los países integrados, Interpol emite «avisos rojos». No son órdenes internacionales de detención, sino un medio por el que la organización informa que una autoridad judicial internacional ha dictado una orden de arresto para que sean sometidos, por ejemplo, a seguimiento.

Los abogados del empresario mauritania William Bourdon y Elyezid Ould Yezid explican que su cliente nunca ha negado tener interés en un cambio de poder en Mauritania, «incluso a nivel financiero, para promover la democracia en Mauritania, que la comisión de Interpol ha tenido en cuenta».

Una fuente del despacho francés dijo que «estas órdenes de arresto también tenían la intención de evitar que el Bouamatou se postulase, si era necesario, para una elección en Mauritania, para apoyar a otro candidato; pero también para respaldar a la oposición», añaden los abogados. Todas las propiedades han sido confiscadas en Mauritania pero tiene intereses en Canarias, Francia, Senegal, Suiza, Dubai y Marruecos.

.