Normalidad en Lanzarote tras el seísmo de 4,4 grados en la madrugada del sábado

Actualizado:

CANARIAS. Vecinos de cuatro municipios de Lanzarote compartieron una momentánea alerta la madrugada del viernes al sábado cuando, pasada la una y media, notaron cómo sus viviendas y enseres temblaban como consecuencia del terremoto de 4,4 grados en la escala Richter ocurrido cerca de la capital, Arrecife.

Ventanas que vibraban, ruidos sordos y objetos e inmuebles que, por unos segundos, experimentaron desplazamientos o temblores claramente perceptibles fueron los efectos que notaron a consecuencia del movimiento numerosos vecinos de Arrecife, Teguise, Tías y San Bartolomé, que en no pocos casos salieron a la calle o alertaron a las policías locales de lo que estaba sucediendo.

En la capital de la isla, el municipio más próximo al epicentro del terremoto, las oficinas de la Policía Local continuaban recibiendo llamadas de ciudadanos que demandaban noticias sobre los sucedido la noche anterior.

Muchos de ellos compartieron por un rato el temor y la incertidumbre que mostraron en los primeros momentos habitantes de varias zonas del vecino Teguise, que, especialmente en el pueblo de Tahíche, salieron a la calle a comprobar qué ocurría, pensando algunos que se trataba de algún tipo de accidente grave o temiendo otros que sus casas pudieran correr peligro por el movimiento telúrico.

Llamadas de alerta

El susto provocó que, según confirmó un portavoz de la Policía Local de Teguise, los agentes recibieran varias llamadas de alerta que se prolongaron hasta después de las dos de la mañana del domingo.

También se repitieron escenas similares en los municipios de San Bartolomé y Tías, este último el menos afectado por el movimiento sísmico, que no fue siquiera percibido por la mayoría de la población, conforme a las versiones de sus policías locales.

Los portavoces de estos Cuerpos subrayaron, en cualquier caso, que el terremoto, pese a ser notable, duró sólo tres o cuatro segundos y no provocó, por fortuna, ningún tipo de daño material ni humano que haya sido detectado hasta el momento.

El movimiento telúrico, de latitud 28.92 grados norte y longitud 13.59 grados oeste, se produjo a la una y media de la noche, de acuerdo con datos facilitados por el Instituto Geográfico Nacional.

Responsables del Ayuntamiento de Yaiza mantuvieron durante el día de ayer un seguimiento directo con técnicos del Instituto Geográfico Nacional para determinar las posibles causas del movimiento sísmico y descartar su origen volcánico.

En el municipio conejero de Yaiza se localiza el Parque Nacional de Timanfaya -cuyo origen es volcánico- .

El alcalde de Yaiza, José Francisco Reyes, tuvo constancia oficial del fenómeno a las tres y veinte de la madrugada, cuando la Delegación del Gobierno en Canarias comunicó el informe del Ministerio de Fomento donde se acreditaba la detección del movimiento telúrico.