Una niña de siete años muere en un incendio en San Juan de la Rambla, al norte de Tenerife

Actualizado:

CE CASTRO

SANTA CRUZ. La de ayer fue una jornada muy dura en el pequeño municipio de San Juan de la Rambla, al norte de la isla de Tenerife. A la una y media de la madrugada se producía un fatal incendio en una vivienda antigua de tres plantas, que se saldó con la muerte de una niña de siete años y seis heridos, aunque no graves.

Las causas del siniestro aún no se conocen, pero todo apunta a que podría ser un cortocircuito el origen de la tragedia. La policía judicial continúa investigando. El edificio, muy próximo a la sede del antiguo Ayuntamiento de la localidad, comenzó a arder a la media noche y muy pronto los servicios contra incendios de Icod de los Vinos se desplazaron al lugar de los hechos, pero su rapidez no fue suficiente para salvarle la vida a la pequeña de siete años.

El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del Gobierno de Canarias recibió a esa hora varias llamadas alertando del incendio. Los bomberos tardaron sólo nueve minutos en llegar, y cuando lo hicieron se encontraron con que los padres habían saltado desde una ventana de la primera planta, huyendo de las llamas y estaban heridos.

Al mismo tiempo, un hijo de la pareja, de quince años, salía por la puerta principal de la vivienda con uno de sus hermanos en brazos de dos años y alertaba a los bomberos de que su otra hermana permanecía en el interior del edificio durmiendo en una habitación próxima a la de sus padres. Cuando los efectivos contra incendios encontraron a la menor, ya ésta había inhalado demasiado humo y no se la pudo reanimar.

Seis heridos leves

La madre, de 43 años, con traumatismos en las piernas; y el padre, de 33 y con lesiones en la cadera fueron trasladados de forma inmediata a un hospital en el Puerto de la Cruz, localidad próxima a San Juan de la Rambla, por lo que no supieron del estado de su hija en un primer momento.

Los otros cuatro heridos fueron miembros del cuerpo de bomberos, ya que mientras se encontraban en las labores de extinción del incendio el suelo de una de las plantas, que era de madera, cedió, complicando aún más la situación. Al final, ninguno tuvo lesiones de consideración.

Ante la magnitud del suceso, el Ayuntamiento de San Juan de la Rambla, un municipio con unos cinco mil habitantes, decidió ayer decretar dos días de luto oficial por el suceso ante la consternación general en la que se sumó la población y, además, ayudar en todo lo posible a la familia de la menor fallecida, ya que recibía ayuda de los Servicios Sociales municipales.

Asimismo, el colegio al que acudía la niña cerró sus puertas y los compañeros del instituto del hermano guardaron un minuto de silencio en señal de duelo.

El cadáver de la niña fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de la capital tinerfeña, donde se encuentra, a la espera de que otro hermano de la joven que reside en la Península regrese al Archipiélago para proceder al sepelio, que tendrá lugar en la localidad norteña.