Una multitud en el día grande de Candelaria

Una multitud en el día grande de Candelaria

Actualizado:

ABC

La Plaza de la Patrona de Canarias recibió la imagen de la Virgen a pleno sol

ABC

SANTA CRUZ. Alrededor de unas 15.000 personas se dieron cita ayer en Candelaria para vivir los actos del día grande de la festividad en honor a la Virgen de Candelaria, Patrona General del Archipiélago. Desde el Ayuntamiento de Candelaria partió la procesión cívica con numerosas autoridades civiles y militares, que previamente habían sido recibidas en la Casa Consistorial por el Alcalde del municipio, José Gumersindo García Trujillo.

Entre las autoridades se encontraba el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero; el presidente del Parlamento, Antonio Castro Cordobez; la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Déniz; el subdelegado del Gobierno en la provincia tinerfeña, José Antonio Medina Batista.

Rivero relató que, como en años anteriores por estas fechas, ha acudido caminando a la Villa Mariana desde El Sauzal. «Es una maravilla para quien le guste caminar y acompañarse de buenos amigos, además de disfrutar de la belleza de nuestros montes», dijo el presidente.

En la Basílica tuvo lugar la celebración litúrgica, a cargo del obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, que en su homilía destacó que la solemnidad de la Asunción de María, que para los canarios está unida a una de las fiestas de la Candelaria, invita a «mirar al cielo».

«No debemos quedarnos encerrados en las cosas de este mundo, al que, a veces, le pedimos lo que el mundo no puede dar. Si nos encerramos en lo de aquí abajo, no alcanzaremos la felicidad verdadera», dijo.

Al final de la Eucaristía solemne que presidía en la Basílica de la Patrona, el obispo nivariense anunció que la imagen de la Virgen de Candelaria «visitará» la ciudad episcopal de La Laguna, en el mes de mayo del venidero 2009. El prelado no precisó el día exacto, pero sí afirmó que le hubiera gustado recibirla «en la Catedral, pero la Virgen permanecerá en el templo de la Concepción», La Catedral se encuentra cerrada y a la espera de una decisión del Ministerio de Cultura sobre su cubierta.

Si todo va bien, dijo, «sí estarán concluidas las obras de la Sede del Obispado». El anuncio del obispo fue acogido por los fieles, que llenaban el templo mariano, con un aplauso.