Una de las fases de la autovía de circunvalación de Las Palmas poco después de ser inaugurada. ABC

Ben Magec pide la paralización de los convenios de costas y carreteras

La plataforma espera que la nueva ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, sea «más sensible con la fragilidad medioambiental del territorio canario»

ACN/
Actualizado:

SANTA CRUZ. El Consejo Federal de Ben Magec-Ecologistas en Acción, que aglutina a treinta colectivos de todas las Islas, pedirá al nuevo Gobierno central la paralización de los convenios con la Comunidad Autónoma en materia de Costas, Carreteras e Infraestructuras Hidráulicas, de Puertos y Aeropuertos, así como la reinversión de los aproximadamente 30.000 millones de euros que suponen, en proyectos destinados al saneamiento y depuración de aguas, la mejora del trasporte colectivo y el fomento de energías renovables.

El secretario de la confederación de Tenerife, Juan Jesús Bermúdez, explicó en rueda de prensa que Ben Magec espera que la nueva ministra de Medio Ambiente, la socialista Cristina Narbona, sea «más sensible con la fragilidad medioambiental del territorio canario» y, en esta línea, «eche para atrás muchos proyectos». Entre los proyectos que la confederación ecologista considera prioritario paralizar, estarían los que afectan a los valores naturales del litoral insular, como la construcción de siete nuevas playas artificiales o el puerto industrial de Granadilla en Tenerife, o la ampliación de la red viaria canaria, que «ya llega a los 7.500 kilómetros de asfalto, con los cuales, en línea recta, podríamos llegar a Miami», señaló Eugenio Reyes, miembro de la Secretaría Federal.

Según el movimiento ecologista, la política de los Gobiernos regional y estatal se ha caracterizado en los últimos años por dar prioridad a nuevos puertos, autopistas, pistas aeroportuarias y la destrucción del litoral con nuevos puertos deportivos, playas artificiales y paseos, lo que se traduce, a su juicio en «ignorar los valores ambientales del Archipiélgo».

Desarrollo sostenible

Por ello, exigen una reorientación de los convenios Canarias-Estado para no seguir agravando la situación y reinvertir los fondos previstos para el periodo 2004-2006, que cuantificaron en unos 30.000 millones de euros, en políticas activas de desarrollo sostenible.

Estas inversiones deberían concretarse, según Bermúdez, en el saneamiento y depuración de aguas y la eliminación progresiva de las «decenas de emisarios submarinos que vierten aguas negras sin tratar al mar»; el impulso de carriles de guaguas y tranvías en las dos capitales canarias; el empleo de energías renovables en vez de introducir el gas natural en Canarias y ampliar la potencia de las centrales térmicas insulares; así como la reutilización y reciclaje de los residuos para evitar la incineración o los vertederos.

En cuanto a las costas canarias, Ben Magec defenderá el establecimiento de una moratoria en la generación de playas artificiales, la construcción de puertos deportivos y determinados paseos marítimos, que «provocan la destrucción de los ecosistemas vírgenes», según denunció el representante de la federación tinerfeña.

Renovación de la oferta hotelera

Bermúdez se refirió a los proyectos para hacer siete nuevas playas artificiales en Tenerife, repartidas en el litoral sureño entre Los Gigantes y Los Cristianos, así como en Candelaria y San Juan de la Rambla. Igualmente, avanzó que está prevista la construcción de cinco nuevos puertos deportivos en el Sur de la Isla, «por no mencionar el puerto industrial de Granadilla», actuaciones que, a su juicio, se llevan a cabo sin valorar que las costas «tienen unos hábitats con funciones ecológicas específicas e imprescindibles para la supervivencia de la flora y fauna marina y la pervivencia del ecosistema».

En otra línea, se manifestaron a favor del llamado «plan renove hotelero» para la mejora de la oferta turística que defiende el Gobierno de Canarias, pero reclaman que no se utilice para ampliar el número de camas, lo que supondría una mayor invasión de terrenos para construir.