EFE  Los cajones de plátano a repartir frente a la sede del Ministerio de Industria, en Madrid
EFE Los cajones de plátano a repartir frente a la sede del Ministerio de Industria, en Madrid

20.000 kilos de protesta

RUYMÁN J. JIMÉNEZ |
MADRID Actualizado:

Los productores de plátano de Canarias no aguantan más. Se sienten abandonados y traicionados por el Gobierno central que, una y otra vez, hace oídos sordos a las reivindicaciones de un sector que atraviesa una «situación insostenible» y está abocado a la desaparición si no se adoptan «medidas compensatorias urgentes». Sin embargo, lejos de darse por vencidos, los plataneros han decidido volver a trasladar sus protestas a Madrid.

Si el pasado 12 de marzo la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias (Asprocan) convirtió la Puerta del Sol en un multitudinario mercado en el que repartió 20.000 kilos de esta fruta, ayer le tocó el turno al Paseo de la Castellana, justo en frente de la sede del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Hasta ese lugar de la capital se desplazaron unos 300 agricultores canarios para denunciar la situación de «abandono» en la que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha dejado al sector isleño, al incumplir sus compromisos y dejar a más de 10.000 productores y 65.000 familias canarias al borde de la ruina, según denunció el presidente de Asprocan, Francisco Rodríguez.

No a más rebajas

La rebaja de los aranceles de entrada a la banana americana aprobada en diciembre, y la posibilidad de que hoy mismo se firmen acuerdos bilaterales con los países productores latinoamericanos, que rebajen aún más la tarifa de entrada, centraron los temores de los productores canarios desplazados hasta Madrid, hasta el punto que alguno de ellos aseguraron que significaría la «sentencia de muerte» del sector.

Además de contar con la presencia de representantes de las organizaciones agrarias ASAJA, UPA y COAG, los plataneros estuvieron arropados por el diputado de Coalición Canaria José Luis Perestelo, quien alertó de la trascendencia que tendría la firma de un «acuerdo de libre comercio entre Europa y América Latina, que rebajará «aún más» el arancel, algo con lo que coincidió desde Bruselas el parlamentario popular Gabriel Mato, para quien los acuerdos de que se están negociando suponen una «clara amenaza» para el sector agrario, en especial a productos como «plátano y tomate».

Por ello, Francisco Rodríguez aseguró que, vienen a exponer sus reivindicaciones «desde muy lejos y seguirán viniendo», a pesar de que parece que el Gobierno no les quiere escuchar.

Tras finalizar el reparto ante el Ministerio de Industria,los productores se concentraron ante la sede de Agricultura para mostrar su desacuerdo con la política de Elena Espinosa y, «si a la ministra no le gusta, que se aguante», sentenció Rodríguez.