Montaje gráfico sobre el aspecto que tendrá La Graciosa desde el aire
Montaje gráfico sobre el aspecto que tendrá La Graciosa desde el aire - ABC

La isla de La Graciosa entra en la era de la energía digital

Endesa implanta un nuevo modelo sostenible mediante generación renovable con almacenamiento y consumo inteligentes

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Con algo más de 600 habitantes que viven sobre todo de la pesca y del turismo sostenible, La Graciosa va a experimentar una revolución en su energía. Va a un modelo autosuficiente en el que podrá generar, almacenar y distribuir su propia energía. Y toda de origen renovable. Ese es el objetivo del proyecto puesto en marcha por un consorcio liderado por Endesa junto al Gobierno de Canarias.

La Graciosa está considerada la octava isla de Canarias. Tiene 27 kilómetros de superficie, es más pequeña que la municipalidad de Outaouais, en Quebec, Canadá. "No existe ni un metro cuadrado de asfalto y su suministro de energía depende de ese cable que la une a Lanzarote", afirma Endesa, que recuerda: "El consorcio que promueve el proyecto está implantando en la isla una microrred que integrará la generación distribuida obtenida a través de placas fotovoltaicas con unas baterías y ultracondensadores que ayudarán a gestionar esa energía fluctuante".

Además, un abanico de tecnologías como comunicaciones PLC, automatismos de baja y media tensión, sistemas de monitorización y control en tiempo real, aplicaciones de eficiencia energética y gestión activa de la demanda que permitirán integrar de manera eficiente la energía fotovoltaica en las redes convencionales. Este innovador proyecto servirá también para probar soluciones que se podrán aplicar a otras zonas aisladas que, igual que La Graciosa, podrán evolucionar hacia un futuro energético más fiable y más sostenible.

El proyecto se puso en marcha en 2015 y participan grupos de interés como la Asociación de Investigación y Cooperación Industrial de Andalucía (Aicia), la Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla (FIUS), la Universidad Pontificia de Comillas, la Universidad de La Laguna y la Fundación para la Investigación y el Desarrollo de las Tecnologías de la Información en Andalucía (Fidetia).

El objetivo del proyecto es que tanto el consumidor como la distribuidora y la empresa comercializadora tengan un papel activo en la eficiencia del sistema. Además de garantizar la fiabilidad del suministro energético a los residentes de la isla, será posible mejorar el uso de la energía ganando eficiencia y reduciendo costes al consumidor. Al mismo tiempo, se podrán reducir las emisiones gracias a la integración de las energías renovables y a la progresiva implantación de la movilidad eléctrica en la isla.