Ingresan en prisión por homicidio seis patrones del cayuco que llegó a El Hierro

Ingresan en prisión por homicidio seis patrones del cayuco que llegó a El Hierro

Actualizado:

Los ocupantes llegaron a la isla del Meridiano en un estado de salud desesperante

A.H.

SANTA CRUZ. Ha sido uno de los últimos episodios más trágicos y dramáticos de la inmigración clandestina en Canarias. El cayuco que arribó el día 10 de noviembre a El Hierro fue también el de la muerte para tres inmigrantes. Dos perdieron la vida nada más pisar tierra. Otro falleció al día siguiente en el hospital de La Candelaria. Un drama cuyos culpables ya se encuentran en prisión.

La Policía Nacional informó ayer de la detención y su posterior ingreso en prisión de los seis patrones del cayuco que llegó la semana pasada a El Hierro, acusados de cometer un delito de homicidio y contra los derechos de los derechos de los ciudadanos extranjeros.

El grupo III de la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Santa Cruz de Tenerife fue el encargado de apresar a los seis patrones del cayuco, los cuáles han sido considerados como los máximos responsables del traslado de 123 inmigrantes subsaharianos a El Hierro valiéndose de una embarcación tipo cayuco para ello, y donde perdieron la vida tres personas, además de provocar más de una veintena de heridos leves y graves debido a la larga travesía a través del océano desde las costas africanas, concretamente desde Guinea Conakry hasta Canarias.

De los seis patrones detenidos por la Policía Nacional, cuatro de ellos son de Guinea Bissau y fueron identificados como F.G.; A.K.; D.B. y Y.B. Además, otro de los patrones procede de Gambia (Y.T.) y el último de Togo (F.D.).

Fue el cayuco de los moribundos. Casi tres semanas de travesía desde Guinea Conakry, y donde los últimos días los pasaron sin comer. Los 123 «sin papeles» llegaron a La Restinga hambrientos, exhaustos y con la mirada perdida. Cuatro inmigrantes se desplomaron al suelo nada más pisar tierra. En el interior de la barcaza fue hallado el primer cadáver, que llevaba muerto entre ocho y diez horas.

El segundo perdió la vida minutos después en las instalaciones portuarias. Una parada cardiorrespiratoria acabó con su vida sin que los efectivos sanitarios pudieran hacer nada por salvarlo. Una de las víctimas tenía apenas 16 o 17 años.

Además, ocho de los inmigrantes tuvieron que ser evacuados en helicóptero a centros hospitalarios de Tenerife y La Palma. Al día siguiente, fallecía otro inmigrante al no poder superar su crítico estado. Intentaron reanimarle, pero los esfuerzos fueron vanos. La travesía del infierno desde el continente africano hasta Canarias se cobró una nueva víctima. Más de una semana después, cuatro «sin papeles» permanecen ingresados en el hospital de La Candelaria, aunque no se teme por sus vidas. Uno de ellos sigue en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) y permanece estable dentro de la gravedad, mientras que los otros tres, de los que dos podrían ser menores, han sido trasladados a planta.

La Policía Nacional, después de instruir las oportunas diligencias y aportar las pruebas necesarias, entregó los seis detenidos a la Autoridad Judicial, que fue la encargada de decretar su ingreso en prisión provisional de todos por un delito de homicidio y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros. Ahora habrá que esperara que se ponga fecha y se celebre la vista del juicio oral que tendrá lugar en la Audiencia Nacional.