La influencia de los volcanes de Canarias al polo magnético mundial

Los flujos de lava tienen muchos minerales que contienen hierro y, al enfriarse, se bloquean en la dirección del campo magnético

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El campo magnético de la Tierra parece estable lo suficientemente confiable como para navegar. Estudios sobre erupciones volcánicas en Canarias están ayudando a los científicos a conocer cómo se desplaza, aumenta y disminuye.

Un nuevo trabajo del geólogo Brad Singer, de la Universidad de Wisconsin-Madison, que en 2007 estuvo en Canarias en una misión científica y donde fue atendido por el profesor Carracedo, recuerda que el Polo Norte magnético está girando hacia Siberia, lo que recientemente obligó al Sistema de Posicionamiento Global a actualizar su software antes de lo esperado para dar cuenta del cambio.

Por ello, el científico norteramericano está investigando desde hace un cuarto de siglo qué impacto tienen los volcanes en ese proceso. Singer publicó su investigación el 7 de agosto en la revista «Science Advances» con la ayuda de investigadores de la Universidad de Kumamoto en Japón y la Universidad de California, Santa Cruz.

Etapas

El archipiélago de Canarias es una cadena de volcanes del Mioceno que han crecido sobre una columna de manto bajo del Atlántico oriental. Canarias se parece a las islas de Hawai en muchos aspectos, pero las múltiples etapas del crecimiento de los volcanes se conservan mucho mejor en las isla Afortunadaspor el movimiento más lento de la litosfera oceánica de la placa africana sobre el penacho del manto y el hundimiento limitado de los grandes volcanes.

Con muestras de Canarias, entre otras zonas, Brad Singer ha llegado a la conclusión que la reversión de campo más reciente, hace unos 770.000 años, tardó al menos 22.000 años en completarse. Eso es varias veces más de lo que se pensaba anteriormente, «y los datos cuestionan aún más los resultados controvertidos de que podrían ocurrir algunas reversiones dentro de la vida humana», afirma Singer.

25 años de investigación

Para el análisis actual, Singer y su equipo se centró en los flujos de lava de Chile, Tahití, Hawai, el Caribe y Canarias. El equipo recolectó muestras de estos flujos de lava durante varias temporadas. Singer explica que «son registradores ideales del campo magnético» y que «tienen muchos minerales que contienen hierro y, cuando se enfrían, se bloquean en la dirección del campo», dice Singer. «Pero es un registro irregular. No hay volcanes en erupción continuamente. Por lo tanto, confiamos en un trabajo de campo cuidadoso para identificar los registros correctos».

Y es que un campo de inversión podría afectar significativamente la navegación y la comunicación satelital y terrestre. Pero el estudio actual sugiere que la sociedad tendría generaciones para adaptarse a un largo período de inestabilidad magnética.

«He estado trabajando en este problema durante 25 años», destaca Singer, quien tropezó con el paleomagnetismo cuando se dio cuenta de que los volcanes que estaba estudiando servían como un buen registro de los campos magnéticos de la Tierra. «Y ahora tenemos un registro más rico y mejor fechado de este último cambio que nunca antes».

El nuevo análisis, basado en los avances en las capacidades de medición y un estudio global de flujos de lava, sedimentos oceánicos y núcleos de hielo antárticos, «proporciona una visión detallada de un momento turbulento para el campo magnético de la Tierra». Durante milenios, el campo se debilitó, se movió parcialmente, se estabilizó nuevamente y finalmente se invirtió definitivamente para la orientación que conocemos hoy.