Dique seco de Avondale Shipyard
Dique seco de Avondale Shipyard - ABC

El gigantesco dique de 80.000 toneladas que viene a Canarias

Se encuentra en Nueva Orleans y se instalará en las islas. Permitirá hasta construir plataformas petrolíferas. Llegó a generar empleo a 26.000 personas y tiene un valor de 95 millones de euros

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Un dique seco de 80.000 toneladas propiedad hasta ahora de Avondale Shipyard ultima su traslado desde el río Mississippi a unos astilleros de Canarias, donde hay tres operadores y ninguna empresa admite formar parte de la operación.

Se trata de una infraestructura construida en 1967 y que estaba cerrado desde 2014. Las perspectivas de nueva carga de trabajo en Estados Unidos por los incentivos públicos a la fabricación de barcos en el país han acelerado su venta para dar otras funcionalidades al espacio que ha estado ocupando desde hace 60 años.

Los hasta ahora dueños no han querido desvelar la identidad de su nuevo propietario. La operación está realizada pero no ejecutada, que será cuando se entregue el dique llave en mano. La propiedad afirma que se ha vendido «a una empresa de Canarias para dar servicios».

Previamente, se estudió la posibilidad de venderlo a un operador de Cisjordania. Ahora, con la venta ya cerrada, hay que llevar a cabo una complicada operación logística de traslado a las islas, que será todo un espectáculo promocional de Canarias para captar inversiones internacionales.

El jefe financiero de Huntington Ingalls Industries, Chris Kastner, ha confirmado a ABC la operación del dique, que estaba sin funcionar en Nueva Orleans; pero no ha querido decir qué operador de Canarias lo ha comprado y la cifra de la venta. Este dique seco permite operar en aguas profundas.

¿Tenerife?

Es posible que el rumbo de este dique seco tenga como destino el puerto de Santa Cruz de Tenerife. En este recinto están construyendo infraestructuras para reparar en tierra buques de hasta 230 metros de eslora y 36 de manga y desde allí se dirigirán las reparaciones que se hagan en plataformas petrolíferas.

La filial de Hidramar, que no reconoce la operación de Nueva Orleans, tiene previsiones de facturar en Santa Cruz de Tenerife 30 millones de euros al año en proyectos de reparación de plataformas petrolíferas. En 2015, la empresa anunció que instalaría un dique frente a un astillero que tiene en este recinto a finales de 2016.

En ese dique, anunciaba un directivo en 2015, podrían estar hasta dos barcos a la vez en seco con una capacidad máxima a lo largo del año de 80 buques en seco más unos 200 barcos que se pueden reparar en el agua con una previsión de 250 empleos indirectos en toda la industria auxiliar.

El dique seco Avondale estaba en venta en unos 95 millones en 2015. En esta operación, según ha podido saber ABC este miércoles, habría intermediado un operador financiero de la capital grancanaria. Sin embargo, Colliers International es el grupo que tenía la exclusiva de la venta del dique. A efectos financieros, según ha podido saber ABC, «la operación en cualquier de las dos capitales canarias tiene un marco lógico».