Fuerteventura y Lanzarote: playas, sol y los municipios más endeudados

POR M. Á. MONTERO
SANTA CRUZ Actualizado:

En El Hierro, La Gomera, La Palma, Tenerife y Gran Canaria, la deuda bancaria media de los ayuntamientos no alcanza, en ninguno de los casos, los 500 euros por habitante. De hecho, camina entre los 371 euros que cargan sobre los ciudadanos los 31 municipios tinerfeños y los 434 que, de media, endosan a sus administrados las seis corporaciones locales de la «Isla Colombina». La cosa cambia en las dos ínsulas más orientales, Fuerteventura y Lanzarote, cuyos ayuntamientos son, con diferencia, los más dependientes del entramado financiero.

En el caso de Fuerteventura, sus 103.167 habitantes soportan un débito de 578 euros per cápita por culpa de la que parece una poco sana relación de sus consistorios con el sistema bancario. Tanto es sí que el monto del debe de los seis ayuntamientos de la isla asciende a casi 60 millones de euros, una cantidad que encuentra difícil ajuste en un territorio que supera por muy poco los 100.000 ciudadanos.

En cualquier caso, eso sí, no sería justo que todas las gestiones pasaran por igual, habida cuenta de que los gestores del Puerto del Rosario, Antigua y Tuineje han sabido resistir a la tentación del crédito fácil, lo que deja la deuda por habitante, en los tres casos, en menos de 200 euros por cabeza. Por tanto, la mayor parte de la carga recae en los administrados de La Oliva, Pájara y Betancuria, donde el debe alcanza, respectivamente, los 786, 1.473 y 3.410 euros.

No obstante, es Lanzarote la isla cuyos ciudadanos más «pagan» a los ayuntamientos por los servicios públicos. Sus siete municipios, siempre según los datos del Ministerio de Economía y Hacienda, suman una deuda con los bancos de más de 83 millones, de los que tocarían a cada conejero casi 600 euros, 229 más de los que recaen, por ejemplo sobre un tinerfeño.

En todo caso, existen de nuevo diferencias: Haría y Yaiza mantienen controlada la deuda. Arrecife la sujeta en 403 euros y los otros cuatro municipios -Teguise, Tías, Tinajo y San Bartolomé- no podrían vivir sin el banco: ninguno de sus habitantes carga con menos de 800 euros. Los impuestos amenazan subidas.