Selfie de azafatas y pasajeros este domingo en un vuelo de Thomas Cook rumbo al Reino Unido como despedida
Selfie de azafatas y pasajeros este domingo en un vuelo de Thomas Cook rumbo al Reino Unido como despedida - ABC

La filial alemana de Thomas Cook, Condor, mantiene operaciones en Canarias

Las Palmas de Gran Canaria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La lucha por la supervivencia del grupo de viajes Thomas Cook, la aerolínea alemana Condor ha asegurado que las operaciones de vuelo seguirán con normalidad. «Condor mantiene las operaciones de vuelo», dijo la empresa en Twitter. Cóndor negocia con el gobierno alemán un préstamo puente que evite que la participada alemana se contagie de los problemas de Thomas Cook en el Reino Unido. En Alemania afecta a Neckermann-Reisen.

En Canarias hay 25.000 turistas que deben salir en las próximas horas del destino. Tras las conversaciones con bancos, acreedores y el gobierno en Londres, la compañía de turismo más antigua del mundo no ha encontrado 227 millones de euros para recapitalizarse.

El Gobierno de Canarias y las patronales FEHT y Ashotel, junto al Ministerio de Fomento, mantienen una agenda de especial seguimieto para facilitar las operaciones de regreso de turistas a sus lugares británicos de origen.

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, dijo que se están preparando planes de emergencia para traer de vuelta a los turistas varados. La autoridad de aviación civil del Reino Unido ya ha preparado aviones para emergencias.

El operador turístico Thomas Cook, fundado en 1841, dirige hoteles, centros turísticos, aerolíneas y organiza cruceros. De los 105 aviones del grupo, 58 vuelan para el avión de vacaciones alemán Condor. Thomas Cook tiene alrededor de 21.000 empleados en 16 países en todo el mundo.

Los bancos están exigiendo 227 millones de euros además de un rescate de algo menos de 1.000 millones de euros que ya se negoció. Si Thomas Cook no puede recaudar el dinero, el grupo podría tener que solicitar protección por bancarrota. Por eso sus aviones han dejado de volar: para que esos activos estén bajo soberanía de una concursal británica.

Thomas Cook siempre había estado en dificultades en los últimos años. Ya en 2012, varios bancos rescataron al grupo de inmensas amortizaciones con dinero fresco que se repercutió con reducción de márgenes sobre hoteleros españoles. La reciente guerra de precios en el negocio de viajes y aviación amenaza con matarlo ahora. La incertidumbre que rodea al Brexit reduce el interés de los turistas británicos.