La red eléctrica, materia pendiente

POR ALBERTO RIVEROLAS PALMAS. El sistema eléctrico canario demanda transformaciones urgentes. Los continuos apagones, los fallos en el suministro así como una innumerable ristra de deficiencias

POR ALBERTO RIVERO. LAS PALMAS
Actualizado:

El sistema eléctrico canario demanda transformaciones urgentes. Los continuos apagones, los fallos en el suministro así como una innumerable ristra de deficiencias indefinidas no sólo avivan la ira popular, sino que han motivado ya que su operador, Red Eléctrica de España (REE), haya reconocido abiertamente la necesidad de iniciar una mutación apremiante, fundamentalmente en las líneas de transporte. Según los directivos de Red Eléctrica de España en Canarias, una inversión de 600 millones de euros en los próximos cuatro años debería ser suficiente para solventar las carencias, nada novedosas, en los principales puntos negros energéticos de las Islas: Lanzarote, Fuerteventura y el noroeste de Gran Canaria.

El director de REE en las Islas, Santiago Marín, reconoce la «especial vulnerabilidad» de los sistemas de transporte eléctrico de Fuerteventura y Lanzarote, dos territorios expuestos a sufrir algún tipo de incidencia de carácter grave que afecte la distribución. En cuanto a la generación, la instalación del segundo ciclo combinado en Gran Canaria ha elevado la potencia a 999 megavatios, 1,5 veces la demanda máxima, fijada en 666 megavatios. En Tenerife sería necesario, como en el caso de Gran Canaria, un segundo ciclo combinado, mientras que en los sistemas de menor calado, como son los de La Palma, La Gomera y El Hierro, no se aprecian deficiencias.

Las Islas consumieron en 2007 el 3,3 por ciento de la energía producida en el país, un porcentaje netamente superior al de la otra red insular, la balear, que se quedó en un 2,2 por ciento. Como en muchas otras facetas, Gran Canaria y Tenerife consumen el 80 por ciento de la energía producida en la región. Las fuentes se basan, en su mayoría, en las turbinas de vapor (fuel-oil), los motores diesel, los grupos electrógenos y. paradójicamente en menor medida, en la tan publicitada energía eólica, que supone sólo un cuatro por ciento de la producción.

A pesar de las debilidades, la Comisión Europea confirmó la semana pasada que España está a salvo de sufrir cortes de suministro en verano, una época significativamente dura debido al aumento de las temperaturas y el consiguiente uso de aires acondicionados, ventiladores y demás sistemas de refrigeración. Sin embargo, los expertos creen que las garantías no son suficientes cuando existe la posibilidad, por mínima que sea, de que se puedan volver a producir apagones como el que dejó a oscuras Barcelona.

Actuaciones

Con la ayuda de la subestación entre Gáldar y Agaete, el noroeste grancanario saldrá del ostracismo económico marcado por los fallos energéticos que impiden el desarrollo de la zona. Es prioritario el doble circuito entre las centrales de Jinámar y Tirajana y no menos importante es la subestación de Arinaga.

En las islas más orientales se repotenciará, de 66 kilovatios a 132 kilovatios, el eje de transporte entre Machi (Lanzarote) y Matas Blancas (Fuerteventura) y se añadirá un nuevo cable submarino a 132 kilovatios que una Corralejo con Playa Blanca. Actualmente sólo una línea transporta la energía entre ambas islas, así que un simple fallo podría tener consecuencias fatales en el abastecimiento.

Además, se procederá a la repotenciación y paso a doble circuito del eje de transporte entre la central térmica de Las Salinas y Gran Tarajal, en Fuerteventura, incluyendo la subestación en Antigua. En Tenerife, las actuaciones se localizarán en la repotenciación de la línea Candelaria-Geneto, «que cubrirá las necesidades de toda el área metropolitana». También ha constituirse un nuevo circuito doble que circundará Candelaria y El Farrobillo. Otra obra a tener en cuenta es la conversión de la subestación de Arico, que generará más de 220 kv/hora.

Canarias requiere una reconversión urgente de sus instalaciones energéticas _ Fuerteventura y Lanzarote penden de un hilo y se encuentran especialmente expuestas a fallos en el suministro

ABC

Estado en que quedó una de las torres de alta tensión de Tenerife tras la tormenta Delta, en 2005