«Un dios salvaje» o el estallido de la hipocresía

Actualizado:

ABC

Maribel Verdú (izquierda) y Aitana Sánchez-Gijón, en un instante de la obra

ABC

LAS PALMAS. El escenario del Centro de Iniciativas Culturales de La Caja de Canarias (Cicca) vestirá los próximos días 14 y 15 las mejores galas para recibir sobre sus tablas a Maribel Verdú, Aitana Sánchez-Gijón, Pere Ponce y Antonio Molero, quienes representarán en Gran Canaria uno de los éxitos teatrales de la temporada: «Un dios salvaje», una profunda tragedia cuyas situaciones, tan extremas como reales, la convierten en una desternillante comedia que deja en el espectador un rotundo mensaje sobre la complejidad de las relaciones.

La obra, de la escritora y dramaturga francesa Yasmina Reza, está dirigida por Tamzin Townsend y narra la historia de dos parejas que se reúnen después de que el hijo de una de ellas, de nueve años, golpee al de la otra en un parque. Lo que empieza como un encuentro de conciliación, tolerancia y comprensión termina en un enfrentamiento abierto que desafía cualquier acuerdo cívico, revelando el «dios salvaje» dentro de cada personaje.

La anécdota en el nuevo texto de Reza es una pelea entre niños en la que uno pierde dos dientes. Los padres de ambos se reúnen para hablar del conflicto. Cuando se levanta el telón, el público los encuentra charlando reposada, civilizada e hipócritamente. No hay que ser un lince para adivinar que esa pose se desvanecerá pronto. Y así sucede. La riña entre los menores pasa a un último plano cuando los cuatro personajes comienzan a despedazarse.

Resulta, pues, una pelea de todos contra todos: los dos matrimonios entre sí, cada pareja con su cónyuge y los hombres contra las mujeres. Afloran reproches, rencores y hasta la violencia física, lo que, sorprendentemente, el público celebra con carcajadas. Tal vez al principio provoque risa, pero lo que pasa en esa especie de jaula de zoo es descorazonador. Además, el final tampoco contribuye a pensar que tenga solución. Una atmósfera cada vez más asfixiante que comparten cuatro grandes de la escena.