Dimas Martín dimite como presidente del Cabildo en busca del tercer grado

ACN/
Actualizado:

ARRECIFE DE LANZAROTE. El líder del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL), Dimas Martín, presentó la noche del pasado jueves su renuncia al cargo de presidente del Cabildo lanzaroteño, pero no como consejero de la Corporación insular, según informó ayer el presidente accidental del Cabildo, Mario Pérez. Dimas Martín, ingresado en la prisión de Tahíche para cumplir una condena de tres años por un delito de cohecho, está suspendido por el mismo tiempo para el ejercicio de cargo público.

«Por el presente vengo a poner en su conocimiento que por motivos personales he tomado la decisión de renunciar a la Presidencia del Cabildo de Lanzarote para la que fui elegido en las pasadas elecciones locales del mes de Mayo de 2003. De esta renuncia ruego dé cuenta al pleno de la Corporación». Con este escrito -y cuando se cumplía un año de su mandato, tomó posesión el 21 de junio de 2003-, Dimas Martín arrojó la toalla y renunció al bastón de mando del Cabildo de Lanzarote.

Las reacciones de sus compañeros y adversarios no han ayudado a desvelar las razones que han llevado a Martín a renunciar a su cargo. Tanto el presidente accidental del Cabildo, Mario Pérez, como los portavoces del PIL y del PP en la Corporación insular coincidieron en considerar la decisión como «estrictamente personal», aunque otras fuentes aseguraron que este paso facilitará en buena medida la concesión del tercer grado, pasar en prisión las noches únicamente, e incluso recibir un hipotético indulto por parte del actual Gobierno de la Nación.

Sustituto

El nacionalista Mario Pérez anunció que en un plazo de 20 días el Cabildo de Lanzarote tendrá un nuevo presidente. Según explicó, el primer a seguir consistirá «en ratificar la autenticidad del documento elevado a este Cabildo por Dimas Martín». Con posterioridad a esta acreditación, que será realizada por un notario o un funcionario público, el todavía presidente accidental del Cabildo tendrá que convocar una sesión plenaria extraordinaria destinada a dar conocimiento de la renuncia.

Las determinaciones legales derivadas por la dimisión de Dimas marcan que el sustituto al presidente dimitido es el siguiente de la lista más votada. En este caso, el PIL resultó el más votado tras las elecciones del pasado 25 de mayo. En teoría, Juan Pedro Hernández, alcalde de Teguise y número dos de la lista insularista, debería ocupar la presidencia de la Corporación insular. De darse esta opción, Hernández tendría que renunciar a la Alcaldía al resultar incompatible esta función con la de presidente del Cabildo. En este sentido, Mario Pérez, y los portavoces de PP y PIL, Francisco Cabrera y Sergio Machín, respectivamente, afirmaron ayer que lo lógico sería que alguien del PIL asumiera el cargo.

Pero no está nada claro que así sea. Según algunas fuentes, ningún miembro de la lista del PIL asumirá la presidencia. De esta manera un representante del segundo partido más votado, el PSOE, liderado por Manuel Fajardo, sería el encargado de asumir la Presidencia del Cabildo.

Un puzzle interminable

De concretarse esta última posibilidad, quedaría en el aire el nuevo acuerdo político, debido a que no existe mayoría absoluta, que regiría los destinos de la institución insular. En este sentido Fajardo aseguró ayer que «no tiene porqué haber cambios y pienso que el pacto actual (PIL-CC-PP) seguirá su curso».

La división interna en el partido insularista, entre quienes propugnan la integración del PIL en CC, encarnada esta facción en su presidente, Celso Betancort, y la alcaldesa de Arrecife, María Isabel Déniz, y quienes prefieren,debido al cambio de Gobierno en España, un pacto con el PSOE, -Dimas Martín y sus todavía fieles-, contribuye a que no exista una respuesta clara sobre lo que puede acontecer.

A esta situación se suman otras crisis internas en Coalición Canaria y el Partido Popular. Por otro lado, el Comité Insular del PSOE decidió en marzo pasado que no establecería ningún pacto con el PIL mientras Dimas mantuviera el cargo de presidente en suspenso. Con la dimisión de Dimas parece que el camino hacia una cuarta alianza entre socialistas e insularistas se allana. Sin embargo, fuentes del PSOE aseguran que no resultará nada sencillo debido a la campaña mediática en contra de Dimas después de las elecciones municipales del año pasado.

Otra opción pasaría por la reedición del llamado «Pacto por Lanzarote», firmado en 1999 por el PSOE, Coalición Canaria y Partido Popular. Sin embargo, la crisis en el seno de Coalición y la dispersión de afines y contraafines en los cargos públicos de San Bartolomé, Arrecife y el Cabildo plantea serias dificultades para, efectivamente, reeditarse.