Aviones de Thomas Cook y TUI en el Aeropuerto de Gran Canaria
Aviones de Thomas Cook y TUI en el Aeropuerto de Gran Canaria - PWJ1705

La deuda sacude a Thomas Cook, el operador turístico líder en Canarias

Sus acciones, a cuatro meses del Brexit, se desploman más del 60 por ciento

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El segundo mayor operador turístico con intereses en las islas Canarias, Thomas Cook, saldrá del índice selectivo de la Bolsa de Londres tras la revisión realizada por esta plaza financiera. La decisión coincide con el conocimiento del aumento de la deuda y preocupaciones sobre los préstamos que tiene pendiente de pagar en el corto plazo.

El analista de Bernstein Richard Clarke dijo esta semana que había especulaciones de que Thomas Cook podría necesitar aumentar su capital, y que sus acciones también podrían estar sufriendo de incertidumbre sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

«Si crees que el Brexit se vuelve más peligroso, entonces no querrás comprar a Thomas Cook en esta etapa porque el temor será que tengan que hacer un aumento de capital», informa Reuters.

En julio de 2018 se especuló con los medios de comunicación que Thomas Cook podría vender su aerolínea, pero Fankhauser lo descartó en ese momento. «Si los empujan a una esquina, s una opción», dijo Clarke, de Bernstein, quien también especuló que Thomas Cook podría vender sus operaciones en un país, como Alemania.

El martes de esta semana, el diario «Telegraph» informó que el presidente ejecutivo, Peter Fankhauser, estaba en conversaciones privadas con instituciones para calmar los nervios luego de que la compañía advirtiera de descenso de beneficios y cayera el precio de la acción.

El consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, dijo esta semana que el Brexit «afectará fundamentalmente a los agentes del sector privado, a los operadores profesionales y económicos» e instó a que se tomen «medidas sin demora, evaluando el posible efecto de un escenario límite sobre su modelo de negocio, tomando las decisiones económicas necesarias y completando todos los trámites administrativos necesarios antes del 30 de marzo de 2019».

El operador turístico más antiguo del mundo dijo la semana pasada que no estaba incumpliendo sus acuerdos bancarios, que sus prestamistas continuaron brindándole apoyo y que contaba con suficiente espacio para manejar la deuda.

La compañía británica, que emplea a más de 21.000 personas, recortó sus previsiones de ganancias y suspendió su dividendo, culpando a una ola de calor de verano que barrió el norte de Europa por disuadir a las personas de irse de vacaciones.

Sus acciones, que se desplomaron más del 60 por ciento en la última semana. S&P redujo su perspectiva sobre la calificación crediticia de la compañía a «negativa" desde "estable» el jueves, y dijo que su apalancamiento era alta.

TUI

Por su parte, TUI Group, el rival más grande de Thomas Cook, ha enfrentado mejor la ola de calor del verano, ayudado por su mayor propiedad de hoteles y un gran negocio de cruceros, que incrementa los márgenes y significa que sus ganancias están menos expuestas a operaciones impredecibles.

Esta no es la primera vez que las grandes deudas se combinan con las operaciones difíciles para dañar a Thomas Cook. La última vez que se vio envuelta en una crisis fue en 2011, cuando los disturbios en destinos clave como Egipto y Túnez casi hicieron que la empresa cayera de rodillas.

La presión actual sobre los precios de las acciones de Thomas Cook, que también posee un negocio de aerolíneas, se ve agravada por la negatividad del mercado hacia las acciones de las compañías aéreas. Este año se vieron afectados por los aumentos de los precios del petróleo y las preocupaciones sobre posibles colapsos de aerolíneas después de los de Air Berlin y Monarch en 2017.