Desalojados los vecinos del poblado marinero de Cho Vito en Candelaria

EFE | SANTA CRUZ DE TENERIFE
Actualizado:

Las palas comenzaron hoy a derribar las viviendas del poblado marinero de Cho Vito, en el municipio tinerfeño de Candelaria, ante la impotencia de sus propietarios, que advierten de que han perdido sus casas pero no su dignidad, y no cejarán en el espíritu de lucha.

Así lo ha manifestado Tomás González, portavoz de los vecinos de Cho Vito, quien dijo que se han derribado tres de las veinte viviendas que deben ser demolidas en esta localidad costera por invadir el dominio público marítimo terrestre, aunque los trabajos continuarán previsiblemente hasta primera hora de la tarde.

Tomás González señaló que los afectados no entienden cómo "jurídicamente" el viernes se acordó una suspensión cautelar de la orden de derribo por parte del juzgado de lo contencioso administrativo número dos de Santa Cruz de Tenerife, que inesperadamente se levanta ayer "quizás para evitar altercados durante el fin de semana".

González confió en que la jueza que adoptó la orden "haya obrado en conciencia" y lamentó el hecho de que "la alegría del viernes nos la quitan el lunes porque nos tenían condenados". "A uno lo deja impotente esta situación", manifestó el portavoz de los afectados, quienes están "hechos polvo y con mucha tristeza, porque sus recuerdos se van en una maleta".

No obstante, reiteró que los afectados de Cho Vito "vamos a estar codo con codo en cualquier lugar de las islas donde se sientan amenazados porque nos hemos ganado el respeto de Canarias".

"Creo sinceramente que somos un referente en esta lucha y vamos a pasear el espíritu de Cho Vito por todas las islas, porque nos hemos ganado la dignidad", afirmó.

Tomás González detalló que durante la mañana las Fuerzas de Seguridad han acordonado el perímetro del poblado y se desplegó un dispositivo "por tierra, mar y aire" que incluye un helicóptero y una zodiac de la Guardia Civil. Agregó que el primer conductor de la pala que debe derribar las casas "se fue, quizás por solidaridad" con los afectados, por lo que los trabajos de demolición comenzaron cuando llegó otro.

Argumentó González que le hubiera gustado ver en Cho Vito "no a estos trabajadores, que son unos mandados, sino a los políticos que hacen las leyes y a los jueces que no nos han dado opción".

"Imagine que se resuelve a nuestro favor el recurso de apelación" presentado contra la decisión de la Dirección General de Costas, prosiguió el portavoz de los vecinos, quien señaló que estos hechos "ya no son reparables" ante una política "de hechos consumados".

Apuntó además que no se ha atendido la entrega ayer de más de 50 peticiones ante el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Candelaria para que se declarase el poblado de Cho Vito como un sitio de interés público. "A la única que no han desalojado todavía es a la imagen de la Virgen del Carmen instalada en el lugar. A ver quién es el que se atreve a romper la capilla", declaró Tomás González.