Comisiones Obreras pide una cifra astronómica a la compañía Fred Olsen por daños de imagen

Si la juez resuelve a favor del sindicato, podría significar el final de la compañía naviera, aunque se presupone que Comisiones Obreras redujo ayer la cifra de 30 millones a 30.000 euros

JOSÉ LUIS DÍAZ/
Actualizado:

LAS PALMAS. En un enredo digno de consideración están metidas la Federación de Comunicación y Transportes de Comisiones Obreras (CC.OO.) y la compañía Fred Olsen.

Una juez de Lanzarote admitió a trámite una demanda laboral del sindicato por «daños morales que afectan a su imagen».

El juicio se celebra el próximo jueves, día 12 de marzo, y la cantidad demandada por una parte de los representantes de los trabajadores asciende a 30 millones de euros, un montante económico que la empresa sería incapaz de afrontar.

Nuevo convenio

Los antecedentes del embrollo se remontan ya a cuatro meses, después de que la compañía naviera trocara uno de sus buques por otro más moderno, sustituyendo al Buganvilla por el Bocayna Express.

El cambio obligó a la empresa propietaria del buque a cambiar los horarios de la plantilla, firmando para ello «un nuevo convenio entre empleados, sindicatos y empresa», según fuentes de la Compañía Fred Olsen.

Rebaja sustancial

Un simple desacuerdo en los horarios ha sentado un peligroso precedente al admitir a trámite una juez una demanda por una cifra de unos 30 millones de euros.

Según fuentes cercanas a la central sindical de Comisiones Obreras, ayer se habrían iniciado los trámites para «rectificar la cifra astronómica y rebajarla a 30.000 euros» -cinco millones de pesetas y no 5.000 como era en un principio-.

Comisiones Obreras alega que tanto la empresa como el Sindicato Iniciativa Sindical les dejaron de lado a la hora de ajustar los horarios y otras condiciones de trabajo de los empleados que cubren con el nuevo barco el tramo entre las islas de Fuerteventura y Lanzarote, vulnerándose así su libertad sindical y mermando su imagen frente a los trabajadores.

Reposición de la negociación

En la demanda, el sindicato de Comisiones Obreras ha pedido a la juez una indemnización que se sale de lo común y «la reposición de la negociación colectiva a la situación jurídica anterior a la vulneración del derecho invocado», como se lee en la demanda estimada por la juez, que permanece visible en el tablón de anuncios del Juzgado de lo Social Número 1 de Arrecife, en la isla de Lanzarote.

El triunfo de CC.OO. podría significar que la compañía Fred Olsen dejara de operar en el mar, porque la cifra que puede apreciarse en la demanda causaría tal desestabilización que no sería raro que terminaran en un lodazal, con la correspondiente pérdida de puestos de trabajo que generaría todo ello.

La negociación se presume la forma más cabal de solución, pero parece que será el juzgado el que dicte la sentencia.