Chaves resalta los problemas estructurales como el principal hándicap para los próximos años

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La postura activa del secretario de Estado para la UE del Gobierno español, Diego López Garrido, frente a la dubitativa posición del vicepresidente tercero del Gobierno ha sido el punto de enquistamiento entre las posibilidades reales de España para ejercer una influencia sólida en el asunto de las RUP.

En este sentido, Chaves (quien en las últimas jornadas ha vivido una serie de críticas por la pertinencia de su gabinete de trabajo en el organigrama ministerial) señaló los problemas estructurales de los territorios ultraperiféricos, aunque solicitó que sus peculiaridades sean tenidas en cuenta en la elaboración y aplicación de las políticas comunitarias. Por su parte, López Garrido consideró que el memorando forjado ayer en la capital grancanaria «viene en el mejor momento» para preparar la participación de estas regiones en el marco financiero para el período 2013-2020. «Hay que dar un salto hacia adelante e introducir a las RUP en las grandes políticas europeas para que se puedan beneficiar de la política de cohesión territorial», explicó.