tribuna

La Candelaria y la financiación autonómica

Paulino les pasó el discursito a Paco Spínola y a Julio Cruz solicitando venia para darlo a conocer

Actualizado:

Estoy completamente seguro de que Paulino les consultó. Me refiero a Paco Spínola y a Julio Cruz, antes de proclamar en Candelaria (en esa especie de mensaje de la Corona, que los presidentes se han acostumbrado a dirigirnos el día de la Patrona de Canarias) que lo que conviene al Archipiélago es un sistema de financiación bilateral singularizado, ya que «no tenemos nada absolutamente que ver con otras regiones españolas». Vale.

Nada de esto dice el acuerdo programático entre José Miguel Pérez (es un decir) y Paulino Rivero. Lo que sí dice es que quedarán supeditadas a acuerdo en el seno del Gobierno las estrategias concernientes a las relaciones Canarias-Estado (punto 9 a, pág.4).

Al menos en algún discreto bisbiseo durante la celebración litúrgica les habrá adelantado lo que iba a anunciar a continuación, para ir completando el vademécum que Coalición Canaria les impone a sus rozagantes nuevos aliados como discurso oficial del Gobierno.

Me gustaría que alguien me explicara por qué conviene a Canarias, que ha venido siendo beneficiaria neta de mecanismos de solidaridad del Sistema de Financiación Común y disfruta, además, de un Régimen Económico y Fiscal propio a cuyo cobijo, por ejemplo, no se aplica el IVA y los impuestos indirectos que pagamos los canarios se destinan exclusivamente a las Administraciones Canarias (sin que ello sea óbice para que nos beneficiemos en pie de igualdad con las demás regiones de Fondos estatales que, como el de Cooperación Local, al que el propio Paulino no sé si en un alarde de desparpajo o de ignorancia se refiere en su alocución agosteña, se financian fundamentalmente con impuestos indirectos que pagan los contribuyentes de otras regiones con las-que-no-tenemos-absolutamente-nada-que-ver…, ¡déjenme coger resuello!...), digo por qué conviene a Canarias salirse de su actual statu quo cuando, para más inri, nuestra renta per cápita no hace sino alejarse de la media estatal.

Porque un sistema bilateral conviene, por principio, a aquellas Comunidades Autónomas que están en los puestos de cabeza en renta per cápita y a las que el sistema de financiación común convierte en contribuyentes netas a la solidaridad interterritorial. Con un sistema bilateral podrían reducir su aportación a la solidaridad o, como dice Durán i Lleida, no seguir siendo siempre (los catalanes) los que paguemos la solidaridad.

Que si reformar el Estatuto para tener más competencias, pero sin reforma del sistema electoral…, que si controles poblacionales y el trabajo para los canarios, porque (chsss, ¡¡¡no se lo digan a nadie!!!) el Estado y los inmigrantes tiene la culpa de todos nuestros males…

Por eso estoy convencido de que antes de desempolvar para ocasión tan señalada la vieja melopea coalicionera del sistema de financiación bilateral y, sobre todo, antes de contarnos que «el Archipiélago lleva mucho tiempo andando hacia la recuperación económica» (aunque tengamos un 30% de paro, porque ni éste ni anteriores gobiernos de CC tienen nada que ver con eso, mucho cuidado con eso), Paulino les pasó el discursito a Paco Spínola y a Julio Cruz solicitando venia para darlo a conocer. Y se la dieron. Porque este es un único Gobierno en el que Coalición Canaria tiene el poder y pone el discurso.