El fin de una carrera política

EFE
Actualizado:

Técnico agrícola de profesión, Dimas Martín es fundador y ex presidente del Partido de Independientes de Lanzarote. Su carrera política comenzó en las elecciones municipales del 8 de mayo de 1983, cuando fue elegido alcalde del Ayuntamiento de Teguise (Lanzarote), consiguiendo ser reelegido en 1987.

En el trascurso de este mandato, durante los años 1990 y 1991, ejecutó las obras de construcción de un bañadero en la zona de La Caleta, en la costa de Guatiza, sin la preceptiva autorización de Demarcación de Costas, actuación por la que en junio de 1997 fue condenado a una pena de seis meses de arresto mayor y al pago de 500.000 pesetas de multa como autor de un delito continuado de desobediencia a la autoridad.

En las elecciones generales de 1989 fue elegido senador en la lista de las Agrupaciones Independientes Canarias (AIC) por la isla de Lanzarote. En esa Legislatura fue miembro del Grupo Mixto.

Condenado por cohecho

Martín compatibilizó este puesto con el de presidente del Cabildo Insular de Lanzarote y con el de diputado en el Parlamento canario, por el que resultó elegido en los comicios autonómicos del 26 de mayo de 1991. Durante la primera parte de la Legislatura, hasta 1991, era además alcalde de Teguise.

En 1993 fue condenado por el Tribunal Supremo a dos meses de arresto mayor y seis años y un día de inhabilitación especial para ejercer cargo público por un delito de cohecho. en un suceso ocurrido en 1984, cuando, un ciudadano inglés presentó una querella contra Dimas Martín por haberle pedido a éste medio millón de pesetas para no paralizar las obras de un complejo hotelero.

La inhabilitación le impidió presentarse como candidato en las elecciones autonómicas de 1995. No obstante, como presidente del PIL, el 15 de junio de ese año firmó con el portavoz de Coalición Canaria, Juan Ramírez, un pacto para gobernar el Cabildo insular de Lanzarote y los ayuntamientos de Arrecife y San Bartolomé.

El 20 de octubre de 1998, Martín ingresó en el Centro Penitenciario de Tahíche, Lanzarote, para cumplir seis meses de arresto, pena a la que fue condenado, junto al pago de 500.000 pesetas de multa, por un delito de desobediencia a la autoridad, por ignorar las resoluciones de la Demarcación de Costas de Canarias respecto a las obras ilegales que el Ayuntamiento de Teguise ejecutaba en el bañadero de Guatiza, cuando era alcalde y senador por Lanzarote. La condena estaba pendiente desde 1993, aunque cuatro días después salió de prisión, al aplicársele en tercer grado.

Inhabilitación de cargo público

El 15 de enero de 1999 el Consejo de Ministros aprobó su indulto, publicado en el BOE el 4 de febrero. Su petición fue avalada por 10.000 firmas de ciudadanos de Lanzarote.

En las elecciones autonómicas de 1999, Dimas Martín fue el cabeza de lista más votado para el Cabildo de Lanzarote, a las que pudo presentarse tras el citado indulto. En los comicios municipales celebrados el mismo día, fue elegido además concejal del Ayuntamiento de Arrecife.

El 20 de noviembre de 1999 fue designado por el Partido de los Independientes de Lanzarote, candidato al Senado por esta isla en las elecciones generales de marzo de 2000. Fue elegido senador al obtener el mayor número de votos.

El 15 de diciembre de 2000 el Tribunal Supremo confirmó la condena a tres años de prisión que le había impuesto la Audiencia de las Palmas por un delito de cohecho por comprar el voto a un ex concejal de Arrecife para que el citado partido alcanzara la Alcaldía, hecho ocurrido en 1995. Además fue condenado a la suspensión de todo cargo público representativo y del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena, así como a una multa de 30 millones de pesetas. La ejecución de la sentencia quedó en suspenso ante su solicitud de indulto al Gobierno.

El 5 marzo de 2001, más de dos meses después de la condena del Supremo, renunció a todos sus cargos públicos, por lo que abandonó sus puestos como senador por Lanzarote, consejero del Cabildo Insular de Lanzarote, concejal del Ayuntamiento de Arrecife y presidente del PIL, al que seguió unido como militante.

A la espera de la decisión sobre su indulto, la Junta Electoral de Las Palmas le permitió presentarse como candidato a las autonómicas del 25 de mayo de 2003, en las que fue elegido diputado regional en el Parlamento de Canarias por el Partido de los Independientes de Lanzarote y posteriormente presidente del Cabildo Insular de Lanzarote, con los votos de Partido Popular y Coalición Canaria. El pasado 14 de noviembre, el Consejo de Ministros le denegó el indulto solicitado.