Candelaria solicita un laboratorio regional para el análisis de aguas contaminadas

CE CASTROSANTA CRUZ. Contra lo que pudiera parecer normal, la de ayer no fue una jornada de reflexión tras la prohibición del consumo de agua en cuatro municipios de Tenerife debido a un vertido de

Actualizado:

CE CASTRO

SANTA CRUZ. Contra lo que pudiera parecer normal, la de ayer no fue una jornada de reflexión tras la prohibición del consumo de agua en cuatro municipios de Tenerife debido a un vertido de hidrocarburos que afectó a unas sesenta mil personas, fundamentalmente en el área metropolitana. Ni el pacto de gobierno en el Cabildo (CC y PP), ni la oposición (PSOE) ofrecieron soluciones para que situaciones de este tipo no se repitan en el futuro más inmediato.

En cambio, el Ayuntamiento de Candelaria, uno de los afectados junto a Santa Cruz, La Laguna y El Rosario, planteó la posibilidad de la creación en las Islas de un laboratorio regional que analice aguas contaminadas por hidrocarburos. «Si hubiera habido uno, las restricciones no se hubieran prolongado hasta las 36 horas», explicó a ABC el concejal de Aguas de la Villa Mariana, Domingo Ramos.

El edil transmitió esta cuestión a la directora general de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS), Julia Nazco, el pasado domingo y ésta a su vez haría lo propio con la consejera del área, Mercedes Roldós, encargada de dar el visto bueno a la iniciativa.

En cuanto a otras medidas a adoptar, Ramos abogó porque se establezcan sanciones ejemplarizantes con los culpables, ya que en ningún momento dudó de que el vertido del pasado viernes haya sido intencionado. «El canal está tapado, pero se puede abrir fácilmente», detalló.

Por su parte, el consejero Insular de Aguas, Pedro Suárez, emitió un comunicado en el que explicó que «a pesar de carecer de competencias en la materia, ya que se trata de un problema surgido en un canal privado» -el de Araya-, ha seguido «muy de cerca» la problemática. Informó además de que el conducto «se encuentra en perfecto estado y cumple con todas las normativas vigentes».

A estas palabras, Ramos se limitó a contestar que sí es «competencia del Consejo Insular de Aguas velar por la captación y distribución de aguas por lo que tiene que llevar a cabo una vigilancia efectiva de que la distribución se hace en condiciones óptimas».

Protagonismo mediático

De igual forma, Suárez planteó que «lo primordial fue colaborar en lo posible para solventar el problema de manera rápida y eficaz, y no anteponer la aparición en los medios de comunicación buscando un protagonismo que no pretende». De este modo, contrarrestaba unas declaraciones del presidente del grupo socialista en el Cabildo, Santiago Pérez.

El portavoz del PSOE había denunciado la «ausencia» de los máximos representantes de la Corporación insular en la crisis, a pesar de que son «tan dados a aparecer en las celebraciones». Además, Pérez solicitó al grupo de gobierno varios informes sobre la actual situación de los canales de abastecimiento de agua y sus medidas seguridad.

«El Cabildo está desaparecido, no da la cara», denunció Pérez que también ha solicitado la comparecencia de Suárez en un pleno, previsiblemente el que se celebre la cuarta semana de este mes, para que explique lo sucedido. «La isla está huérfana de planificación y es un secreto a voces que los canales están abiertos», sentenció.

Por último dejó claro que su presencia ante los medios de comunicación se debía a la «inquietud ciudadana», pero siempre desde la «prudencia».