Canarias recurre a Antonio Tajani por la inmigración ilegal antes de verse con Pedro Sánchez

El presidente del Parlamento Europeo recibe esta semana al jefe del Gobierno canario, el nacionalista Fernando Clavijo

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, mantendrá primero un encuentro con el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, para tratar los problemas en las islas con la inmigración ireegular antes de sentarse con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Clavijo pidió el 19 de junio una reunión con Sánchez y, producto de esa gestión, quien lo atiende es el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, este martes. Este lunes se ha sabido que las islas, en paralelo, han recurrido a Bruselas a fin de exponer su «preocupación» con el aumento de llegada de inmigrantes irregulares por mar a las islas.

En junio han llegado a Canarias dos cayucos y dos pateras. La portavoz del Gobierno de Canarias, Rosa Dávila, ha indicado que el encuentro con Tajani es para trasladarle la «preocupación» del archipiélago debido a su «experiencia» en movimientos migratorios.

El encuentro pedido por Clavijo a Sánchez era de carácter «urgente», según dijo el presidente canario, a fin de coordinar respuestas por el repunte de la llegada de inmigrantes a las islas. En Canarias preocupa un posible cierre de fronteras en países del Mediterráneo. Por ello, Clavijo reclama «información» para poder «prepararse».

En las islas se abordó en los años 2006, 2007 y 2008 la llegada de cerca de 44.000 inmigrantes africanos, buena parte de ellos menores. A ese periodo se le conoce en el archipiélago como la «crisis de los cayucos».

Censo

Canarias fue la tercera región donde más aumentó la población el año pasado, con un 1,03% en más de 22.000 personas, hasta sumar un total de 2,17 millones a 1 de enero de 2018, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las islas han presentado un saldo migratorio exterior de 20.367 personas y de 1.491 en el interior, mientras que desde el punto de vista vegetativo alcanza las 437 personas.

La población de nacionalidad extranjera aumentó hasta las 152.600 personas, mientras que el número de nacionales se redujo en 20.337 personas debido, principalmente, al saldo vegetativo negativo (-76.365) y a un saldo migratorio negativo (-9.627), que no se vieron compensados con las adquisiciones de nacionalidad española.