El Cabildo estudia trasladar el modelo de taxi compartido a Santa Cruz

ACN | SANTA CRUZ
Actualizado:

El Cabildo de Tenerife estudia ampliar a otros municipios de la Isla, entre los que figura Santa Cruz de Tenerife, la iniciativa de taxi compartido y accesible a la demanda, que el pasado lunes entró en funcionamiento en Candelaria. Se está negociando que el proyecto pueda ponerse en marcha también en Arona, Arico y La Matanza.

Una de las primeras paradas del proyecto podría ser, no obstante, el Puerto de la Cruz. En este sentido, el coordinador general de Movilidad y Seguridad del Cabildo, Manuel Ortega, se reunió este martes con la concejal de Turismo y Comercio de Puerto de la Cruz, María Jesús Ferrer, y con representantes del sector del taxi, a quienes explicó el funcionamiento de este proyecto, cuyo objetivo fundamental es atender los problemas de movilidad a los que se enfrentan los vecinos.

Ortega indicó que tras un periodo de prueba en Candelaria, la intención del Cabildo es poner en marcha este proyecto en aquellas zonas en las que exista una demanda real de personas con movilidad reducida y que vivan en lugares donde el transporte público actual no ha podido ser accesible, fundamentalmente por tratarse de zonas periféricas en las que la orografía del lugar no permite la circulación de vehículos de mayores dimensiones, como son las guaguas.

Transportes Interurbanos de Tenerife (Titsa), empresa del Cabildo de Tenerife, ha participado activamente como socio tecnológico en el proyecto de taxi compartido y accesible a la demanda. A través de esta colaboración, ha posibilitado que su sistema tarifario actual se integre como modelo de abono en los taxis que formarán parte del proyecto.

En este sentido, dentro de una inversión del Cabildo que ronda los 126.000 euros, las canceladoras de bonos de Titsa, en una versión más evolucionada y moderna, serán las que se usen como sistema de pago en los taxis compartidos.

Tarifa plana

Asimismo, el usuario podrá disfrutar de una tarifa plana y de todas las ventajas que supone formar parte de la red de transporte público insular y que ha determinado el Cabildo a tal efecto: las bonificaciones y trasbordos. Según Manuel Ortega, «el apoyo económico y moral mostrado por Titsa y por el Cabildo de Tenerife es una prueba del marcado esfuerzo de la Corporación insular por intentar mejorar la movilidad en territorios fragmentados, por optimizar la calidad de vida de los tinerfeños y por posibilitar la integración real del taxi en la red de transporte insular subvencionada por el Cabildo de Tenerife».