¿Por qué Bravo de Laguna puede resolver el lío del Puerto de Agaete?

El que fuese presidente grancanario sabe explicar sin ambigüedad y cálculo de daño electoral por qué la isla no puede frenar su crecimiento

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

En el municipio de Agaete gobierna una coalición formada por el PSOE y Alpa, que es agrupación local asociada a Nueva Canarias. Es de los pocos sitios de las islas donde no tiene presencia Podemos. Sin embargo, el partido morado, de presentarse ahora a unas elecciones en esta localidad, podría aumentar sus respaldos.

Y es que Coalición Canaria va camino de reproducir en la isla de Gran Canaria el mismo esquema de respuesta fracasada que tanto años paralizó elpuerto de Granadilla (Tenerife): incapacidad de sus líderes y asesores sin carnet para navegar a contracorriente tras un cuarto de siglo de poder.

En Agaete, los nacionalistas no han sabido articular desde a capital grancanaria y Santa Cruz de Tenerife un discurso para convencer a los vecinos de Agaete sobre la necesidad que hay de ampliar el Puerto de las Nieves. Hay una oposición total que, en las redes sociales, se ha disparatado. Y CC en Agaete, reducido a dos concejales salidos de Alpa, apenas puede moverse porque se ha generado un entorno hostil en su propio municipio procedente de ámbitos urbanos.

La relación de los nacionalistas canarios con el mar siempre ha sido contradictoria. CC lanzó sus campaña de las elecciones autonómicas de 1995 con un trayecto en barco entre Agaete y Santa Cruz capital donde parte de sus líderes acabaron mareados y tirados por la cubierta de un viejo ferry de Fred. Olsen. El barco se paró, con parranda de música incluida, en el punto exacto entre las dos islas como ejemplo de la «unidad de Canarias». Los trayectos los hacía los buques «Bañaderos» y «Bajamar».

Desde 1994, la comunicación comercial entre Gran Canaria y Tenerife por vía marítima se ha disparado y la ampliación del Puerto de Agaete permitiría, por ejemplo, que los exportadores de tomates, platanos o flores del norte de Gran Canaria tuvieran mejores precios para colocar la mercancía en la UE.

Asimismo, las exportaciones de plantas o pescado fresco podrían conectarse con Granadilla para emplear la red de rutas de carga del aeropuerto Tenerife Sur tras un probable aumento de demanda por el Brexit.

La historia del fracaso

El líder grancanario de CC es el titular de Puertos Canarios, S.A.y se llama Pablo Rodríguez, vicepresidente del Gobierno de Canarias. De momento, no ha encontrado la manera de seducir a los vecinos de Agaete porque, como es tradición en las islas, parte de su clase dirigente no sabría cómo quedar bien con la población de zonas urbanas y que no genere daño electoral a CC en el resto de las islas.

Podemos lidera los ataques y pone como ejemplo el Puerto de Tazacorte, en La Palma. Un mamotreto en el que se han gastado una purriada de dinero público. Consulte aquí lo que significa purriada, un canarismo.

Podemos dice que es «esperpento faraónico» y el PSOE ha cifrado en 100 millones de euros esa inversión que, a juicio de Iñaki Lavandera, forma marfte de «un discurso irracional, insolidario, clientelar que no tienen vergüenza en ocultar».

Y llega Bravo en 2018

Hace unos meses, CC pactó con el que fuese presidente de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, el veterano líder del PP en las islas, la concurrencia en las elecciones de 2019 de su partido, que se llama Unidos por Gran Canaria.

El partido fue creado de forma rápida tras una abrupta salida de Bravo del PP en 2015. En menos de cuatro meses, quitó el poder al PP en la isla y se convirtió en una podría parecer como un ganador moral en Gran Canaria ante el PP. El PP ha intentado rescatarle pero, finalmente, Bravo de Laguna ha optado por establecer acuerdos con CC y darle un giro ese nacionalismo que, en Gran Canaria, no encuentra espacio de credibilidad entre líderes empresariales y clases medias urbanas.