Asier Antona, del Foro de Ermua a sucesor de Soria en el PP de Canarias

El todavía joven dirigente isleño se ha trabajado pueblo por pueblo la geografía del Archipiélago

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

En las primeras fotos del Foro de Ermua, hace casi veinte años, había una cara aniñada, que llamaba la atención entre tantos catedráticos y figuras con toda una trayectoria sobre sus espaldas. Era la de Asier Antona, por entonces un joven estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco —donde nació el Foro—, a la que llegaba tanto por interés propio en la carrera como por sus vínculos familiares.

Por el lado de su madre corre sangre vasca y por el del padre, salmantina, pero si se le pregunta de dónde se siente sobre todas las cosas, Antona responderá que canario y, especialmente, palmero, porque es en la isla de La Palma donde nació y se crió, siempre cerca de un cuartel de la Benemérita, dado que es hijo de una guardia civil.

Y es en la isla de La Palma en la que consiguió en 2011 el que quizá sea su mayor logro político, si se pasa por alto la presidencia del PP de Canarias que ostenta desde el viernes pasado en sustitución de José Manuel Soria. Allí, en su isla, logró firmar un pacto «a la vasca» con el PSOE para desplazar a Coalición Canaria (CC) de las instituciones.

No es poca cosa, dado que La Palma, junto con Tenerife, ha sido el bastión histórico de CC y desde que Antona movilizase a la opinión pública en el sentido del cambio y contra la inercia de tantos años, los nacionalistas canarios ya no han vuelto a ser los de antes y han perdido mucho apoyo electoral.

Con ese mérito bajo el brazo, fue elegido por Soria como su secretario general en mayo de 2012, cuando el exministro necesitó a alguien que gestionara el partido los siete días de la semana. Y vaya si lo hizo, porque «ir de comités locales» es casi su deporte favorito, según su entorno más cercano.

Ha crecido muy rápidamente en el partido, pero no lo ha hecho solo, ya que es parte de un grupo de entre 35 y 40 y pocos años que ha encarnado la renovación generacional en La Palma y en toda Canarias. Su sello distintivo es entender la política como una actividad a la que deben dedicarse todas las horas posibles y más.

«El partido y los amigos son, para él, casi la misma cosa», explican colaboradores cercanos, que no dejan de mostrar, asimismo, cómo ha sabido hacer compatible esa pasión por los asuntos públicos con la verdadera devoción que siente por su familia.

Quizá el secreto esté en la compañera elegida, Aurora del Rosario, con la que comparte siglas y que es consejera insular en el Cabildo de Gran Canaria, madre de sus tres hijos. Solo una política podía entender el ritmo de vida de otro político.

Católico practicante y defensor de la vida desde la concepción, algunas veces se le ha reprochado que exponga públicamente a su familia, al colgar en Facebook o Twitter fotografías con sus hijos en situaciones cotidianas. Antona ha respondido que su familia es «lo más importante» en su vida y que no son ajenos a su realidad como para esconderlos.

Sin ninguna aspiración de dar el salto a la política nacional en el futuro más próximo —entiende que debe dedicarse por completo al PP en el Archipiélago—, es la cercanía con el militante la mayor fortaleza de Asier Antona para haber sido el natural sucesor de Soria al frente del partido. Así lo pudo comprobar en persona María Dolores de Cospedal, que el viernes pasado en Gran Canaria no encontró la más mínima resistencia a la nominación del nuevo hombre fuerte de los populares canarios.