impertinencias liberales

Prohibir aprender

Ni Hayek ni Mises son conocidos por los estudiantes de económicas de las universidades canarias, mientras son capaces de recitar vida, obras y milagros de Keynes

antonio salazar
Actualizado:

El diligente delegado del ABC en Canarias, Bernardo Sagastume, me llama la atención sobre una declaraciones del ministro de Economía y candidato a vicepresidente argentino, Amado Boudou. Pretende que en los nuevos planes de estudios de Ciencias Económicas los alumnos estudien en la teoría clásica solo a Marx y a Keynes y que se suspendan las materias relacionadas con el modelo neoliberal que, a su juicio, representarían Milton Friedman, Paul Samuelson, Jeffrey Sachs, Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek. Tras la reacción lógica ante la melonada, una ligera reflexión nos lleva a pensar que ni siquiera un ministro, por muy rockero que sea, puede desbarrar de esa manera.

La tontería es notable pues es muy probable que la ocurrencia disgustaría mucho al propio Keynes, quien siempre aspiró a ser único, incómodo por compartir el honor de ser salvado de la inquisición académica junto a Marx, cuyas ideas condenaron a la muerte a millones de personas en el siglo pasado. No menos llamativo resulta encuadrar en el mismo paquete a economistas tan distantes como los que se citan, colocándolos en los que se nos quiere hacer ver como el «mainstream», pasando por alto que Sachs sea miembro del comité científico de la Fundación Ideas que preside Jesús Caldera e introductor amable y entusiasta de ZP en la Universidad de Columbia hace unos años. O Samuelson, quien todavía en 1989 defendía las ventajas de la planificación económica soviética. Más gracia tiene encuadrar en el mismo grupo a Friedman o Hayek, cuando sus diferencias intelectuales fueron muy publicitadas en su momento por más que ambos ganaran el Nobel de Economía y que los dos defendiesen el libre mercado.

Sin embargo, lo verdaderamente llamativo de la noticia es que, si se sugiere un cambio de este tenor, será porque previamente las enseñanzas de Mises o Hayek se imparten con entusiasmo en las universidades argentinas, gracias a los buenos oficios de profesores como Martín Krause, Gabriel Zanotti, Martín Simonetta o Alberto Benegas Lynch, entre muchos otros. Y esto es algo que han ganado con respecto a nosotros, pues ni Hayek ni Mises son conocidos por los estudiantes de económicas de las universidades canarias mientras son capaces de recitar vida, obras y milagros —supuestos, claro está— de Keynes. Ahora pregúntese dónde estudiaron nuestros dirigentes que terminaron su formación académica —los que no lo hicieron en la universidad de la vida— y qué tipo de políticas han venido ejecutando en los últimos años en las Islas. Verá cómo empieza a entender mucho de lo que nos ocurre.

Twitter: @antoniosalazarg