El agua fulmina el incendio en Gran Canaria

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Las precipitaciones previstas por los expertos en Canarias desde el miércoles se han adelantado a este domingo generando un clima de esperanza que ha culminado con el fuego que asolaba a la isla de Gran Canaria desde el 17 de agosto. De buenas a primeras, las brigadas forestales encontraron en la lluvia a su aliado natural.

El incendio estaba contenido y ya está controlado. La inestabilidad sorprendió en el norte de la isla a bañistas que, con las advertencias del 112 de Canarias, habían evitado acercarse a observar el impacto del fuego en el monte.

La tesis de los expertos apuntaban a un incremento de inestabilidad desde el miércoles en Canarias, donde podría haber lluvias que pueden ser fuertes hasta el viernes. Las temperaturas de esos tres días descenderán por la presencia de esa lengua de aire frío en altura, lo cual acabará notándose en la superficie, de manera que los termómetros reflejarán entre seis y ochos grados menos en muchas zonas.

Antes que lleguen las «Mareas del Pino», agosto se irá despidiendo en la segunda mitad de la próxima semana con una tendencia al tiempo estable menos en áreras montañosas.