Ernst Haeckel y Nikolaj Miclucho-Maklaj en Lanzarote
Ernst Haeckel y Nikolaj Miclucho-Maklaj en Lanzarote - ABC

Haeckel, el ideólogo científico del nazismo, inspiró su teoría de «las especies» en Canarias

El pionero investigador alemán escribió sobre el Teide y visitó Lanzarote hace 161 años, fecha en la que acuñó la palabra "ecología"

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Corría el año 1866 cuando un científico alemán, Ernst Haeckel, visita Canarias tras pasar por Madeira procedente del Reino Unido, donde había ido a ver Charles Darwin, llegaba a Canarias, donde visita Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote. Presidió la Sociedad de Higiene Racial, que defendía una "selección controlada" para preservar la "raza germánica".

En esta última isla, se detiene a identificar determinadas especies marinas que, entre otros aspectos, le fascina y que le ayuda a configurar teorías sobre razas en Europa de una cultura intelectual superior.

Además de analizar especies marinas como las medusas, ese 1866 es muy importante para Ernst Haeckel. Para Haeckel, los lanzaroteños eran gentiles. “Los habitantes de Lanzarote se mostraban como niños grandes, con todos los vicios y virtudes de los muchachos europeos de entre 10 y 12 años".

Inicia su viaje a Canarias en octubre de 1866 y, ese año, crea una palabra: Ecología. Su paso por las islas le ayudó a crear el vocablo tomando como base 'oikos' y 'logos'. Y de ahí sale: "Conjunto de conocimientos referentes a la economía de la naturaleza, la investigación de todas las relaciones del animal tanto con su medio inorgánico como con aquellos animales y plantas con los que se relaciona hostil o amistosamente".

De sus investigaciones marinas en Canarias, Haeckel formuló la desacreditada "teoría de la recapitulación". De acuerdo con esta tesis, "el desarrollo de un embrión de cada especie repite el desarrollo evolutivo de esa especie totalmente". Una teoría a la que Adolf Hitler sacó partido para tomar el poder en Alemania.

En la Enciclopedia Libre Universal se apunta lo siguiente: "Haeckel propugnaba que las razas primitivas estaban en su infancia y precisaban la supervisión y protección de sociedades más maduras, de lo que extrapoló una nueva filosofía, que denominó monismo. Sus obras sirvieron de referente y justificación científicapara el racismo, nacionalismo y social darwinismo y estuvieron en la base de las teorías racistas del nazismo".

Después de visitar las islas, años después, Haeckel lanzó la hipotesis siguiente: Unos homínidos con capacidad para andar rectos, que denominó Pithecanthropus, procedentes de Asia y que se concentraron en Alemania "por encima de todas las demás, está extendiendo actualmente la red de su civilización por todo el globo terráqueo y poniendo los cimientos de una nueva era en la que existirá una cultura intelectual superior".

Haeckel murió el nueve de agosto de 1919. Antes, creó la Liga Monista para defender sus tesis sobre el cambio de las poblaciones humanas. El investigador se refería a las razas como "especies". Acusó al cristianismo de ser dañino porque impedía la "selección natural de las razas" y la desaparición de los débiles.

Para el investigador que vino a Canarias a encontrar datos para sus investigaciones científícas, "la cuestión judía era un problema racial de extrañas costumbres, intolerables para el pueblo alemán". Fue presidente en 1904 de la Sociedad de Higiene Racial, que defendía una política eugenista de "selección controlada" para preservar la raza alemana.

Ernst Haeckel, que llega a las islas con 32 años, estuvo en Canarias junto Richard Greeff, profesor de zoología y anatomía comparada de la Universidad de Bonn, y dos becarios: el ruso Nikolai Nikolajewitsch Mikloucho-Maclay y el suizo Hermann Fol. Su objetivo era analizar animales marinos inferiores partiendo de la teoría del origen y de la evolución de las especies.

En su diario de notas Haeckel apunta, sobre Lanzarote, que "somos los primeros naturalistas que se han establecido durante un periodo de tiempo prolongado en la desolada Arrecife, y los primeros zoólogos que han elegido la fauna de Lanzarote como objeto especial de investigación, aparte de Webb y Berthelot, que sólo se han ocupado de ella ocasional y someramente". Berthelot fue el que le recomendó ir a Lanzarote. Era naturalista y diplomático de Francia en Tenerife.

Para Haeckel, los lanzaroteños eran gentiles. “Los habitantes de Lanzarote se mostraban como niños grandes, con todos los vicios y virtudes de los muchachos europeos de entre 10 y 12 años".

En Lanzarote, de la presencia de Ernst Haeckel se daban entonces tres teorías: Que era un explorador en la nómina de Prusia (1866) porque ese Imperio pretendía conquistar las islas, que era espía francés y, finalmente, brujos porque tenían por costumbre bañarse en la playa por la noche y, como no se resfriaban, dado que era invierno, deberían contar con alguna protección mágica.

En 1879, Haeckel publicó sus estudios sobre Lanzarote en 'El sistema de las medusas'. A su presencia en Tenerife, Ernst Haeckel le dedica un libro titulado 'Una ascensión al Pico de Tenerife'.