Frachada de la casa donde tenían secuestrada a la menor - BRIGIDO

Buscan a más vecinos implicados en el abuso sexual de la niña

Pasan a prisión cinco de los siete rumanos que explotaban a la menor madrileña

CELESTINO VINAGRE
MÉRIDA Actualizado:

El escándalo social provocado por del secuestro y la explotación sexual de una menor madrileña de 14 años en Arroyo de San Serván se adentra en su vertiente judicial, aunque el impacto emocional continúe vivo en el pueblo, inundado ayer por medios de comunicación nacionales y un sentimiento perceptible de enfado por ser centro de atención.

Esto último se visualizó por la tarde, cuando fue enterrado uno de los cinco vecinos que había sido imputado por mantener relaciones sexuales con la niña. Veinticuatro horas antes se había quitado la vida.

El suceso ha impactado en Arroyo, y seguirá provocando desasosiego en la población ya que la investigación que ya asume la Guardia Civil puede deparar otras sorpresas, en forma de nuevas detenciones de vecinos que también tuvieron sexo, previo pago de unos 30 euros, con la menor explotada por un grupo de rumanos.

Fuentes policiales consultadas por el diario HOY admiten que el asunto «no está ni mucho menos cerrado» porque existe el convencimiento de que hay más rumanos y más vecinos del municipio implicados. Es posible, según esas mismas fuentes, que alguna persona de nacionalidad rumana que se busque ahora haya podido huir, entre otros motivos, por las dos semanas de intervalo existentes entre la fecha en la que un policía local liberó a la menor del inmueble donde estaba retenida y el día en el que se detuvo a siete rumanos y cinco españoles.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, se limitó a admitir ayer, en un acto en la Escuela de Tráfico de la Guardia Civil en la capital extremeña, que «no se descarta que puedan haber más detenciones».

Aunque Pereira no lo confirmó expresamente debido al secreto de sumario, trascendió que durante la mañana, cinco de los siete rumanos detenidos han pasado de los calabozos de la Comandancia de la Benemérita de Badajoz a las celdas de la prisión provincial.

Agresión sexual

Otros dos compatriotas, al igual que los cuatro arroyanos imputados por el Juzgado de Instrucción número 1 de Montijo, han quedado en libertad con cargos. A expensas de la calificación final de los hechos, se les podría imputar los delitos de agresión sexual, prostitución, corrupción de menores y detención ilegal.

A ese proceso se personará, como acusación particular, la Junta de Extremadura. «Debe caer todo el peso de la ley sobre aquellos que hayan podido cometerlos (los delitos), si se demuestra que así ha sido», subraya el presidente Guillermo Fernández Vara. El anuncio lo justifica no sólo en la gravedad de los actos cometidos sino en la «enorme repercusión pública, como son los presuntos delitos de proxenetismo y de explotación sexual de menores».