LABORAL

Blanco admite que el Gobierno estuvo obligado al «tijeretazo» social

«Estamos dispuestos a hablar, a dialogar y a acordar, pero no a hacer el tonto», ha dicho

SANTIAGO DE compostela Actualizado:

"Claro que nos han obligado", admitió Blanco sin rubor, "¿pero Rajoy no ve lo que ha ocurrido en Alemania, Francia o Italia?", replicó escudándose en el resto de países del continente. De nuevo, el hombre fuerte del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero justificó estas medidas como un ejercicio "de responsabildiad" frente a la actitud "insensata, irresponsable y vergonzosa" del primer partido de la oposición. Afiliado al victimismo, aseguró que de no aplicar el "tijeretazo", se habría desencadonado "un completo desastre económico en el ámbito europeo del que España sería la primera víctima".

Ejerciendo de ariete contra el PP, José Blanco tachó de "escándalo en toda Europa" la postura de Mariano Rajoy, quien "torpedea las medidas de ajuste que también se toman en otros países, buscando interrumpir la legislatura y la interinidad del Gobierno". Ante posibles hipótesis acerca del futuro de Rodríguez Zapatero como eventual candidato socialista a la reelección en 2012, el vicesecretario general del PSOE proclamó categóricamente que éste agotará el mandato gubernamental y pronosticó una nueva victoria electoral en las próximas elecciones generales.

Blanco también aprovechó para defender la reforma del mercado laboral que pretende aprobar el Gobierno, y tiró de argumentario para asegurar que este decreto "garantizará más contratos estables y menos precariedad". Además, retó a PP y CiU a que "pongan las cartas encima de la mesa y digan qué reforma harían ellos". "Estamos dispuestos a dialogar y acordar, pero no a perder el tiempo", afirmó el titular de Fomento, "pero si el día 16 no hay acuerdo, el Consejo de Ministros aprobará" el texto del Ejecutivo. Su límite será, según Blanco, "la derogación de los derechos básicos de los trabajadores".