Imagen de las votaciones en el municipio de Artà
Imagen de las votaciones en el municipio de Artà

Un total de 3.191 personas han votado por la república en las consultas simbólicas realizadas en Mallorca

Se han posicionado en favor de cambiar el actual modelo de estado el 94% de los participantes, que representan el 0,4% de la población de Baleares con derecho a voto

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los colectivos cívicos y sociales de Baleares que habían convocado para este fin de semana consultas populares simbólicas para que los posibles votantes dijeran si prefieren una monarquía o una república en España, han dado a conocer este domingo los resultados de dichos referéndums. En total, se han posicionado en favor de una república algo más del 94 por cien de las personas que han acudido a votar. En cualquier caso, sólo ha participado en estas consultas el 0,4 por cien de la población balear con derecho a voto.

Del total de 67 municipios que hay en la Comunidad, finalmente se han celebrado la citadas consultas en sólo 12 poblaciones de Mallorca. En concreto, en Alaró, Artà, Esporles, Llubí, Palma, Pollença, Porreres, Santa Margalida, Sencelles, Sóller, Sineu y Valldemossa. En esta última localidad el referéndum se había celebrado ya el pasado fin de semana. Para poder votar, había que ser residente y mayor de 16 años. En total, han votado 3.368 personas, de las cuales 3.191 se han decantado por la república, es decir, el 94,7 por cien. En favor de la monarquía ha habido 152 sufragios. Ha habido además, 18 votos en blanco y siete votos nulos. La población total en Baleares se sitúa en estos momentos en torno a los 1,2 millones de personas. De ellas, tienen derecho a votar en la actualidad unas 824.600 personas mayores de 18 años. Por lo tanto, como se ha indicado ya, ha participado en estas consultas el 0,4 por cien de la población balear con derecho a voto.

Tras conocerse los resultados, los organizadores de las consultas han hecho una valoración «muy positiva» de las mismas. A través de un comunicado, han señalado que la participación había sido «muy destacable», teniendo en cuenta que los referéndums se habían organizado «desde la sociedad civil por personas voluntarias». También han destacado que las votaciones se han llevado a cabo «sin ningún tipo de incidente» y han recalcado que han tenido una repercusión mediática «muy notable». En ese sentido, cabe señalar que el diario norteamericano «The New York Times» publicó ayer un reportaje sobre este asunto. Cabe recordar que ha sido la primera vez en que se ha celebrado una consulta de estas características en los municipios de Baleares.

Críticas a los partidos

Para los organizadores de las citadas consultas, éstas «han conseguido romper el silencio generalizado sobre el modelo de estado». En el mismo comunicado hay, por otra parte, críticas a los partidos políticos de ámbito estatal, por no considerar que la organización de un referéndum vinculante sobre el modelo de estado sea hoy algo prioritario. «Consideramos que esta posición responde sólo a los intereses electoralistas de los partidos y no refleja la voluntad popular y las ansias de más democracia que hemos podido constatar en las calles de nuestros municipios», señala la nota. Los organizadores ofrecen, por último, su colaboración a los municipios que en un futuro quieran celebrar también referéndums de estas características.

Una de las entidades organizadoras de las consultas que ha habido este fin de semana ha sido la Obra Cultural Balear (OCB). De hecho, el pasado mes de marzo dicha entidad envió un escrito a la Delegación del Gobierno en el que comunicaba que había convocado para los días 6 y 7 de abril concentraciones en los 67 municipios de la Comunidad, para que los asistentes a dichas concentraciones pudieran votar de manera simbólica acerca de si preferían una monarquía o una república en España.

La OCB, creada en 1962, fue en el pasado un referente en la recuperación de la lengua y la cultura propia de las Islas, pero a lo largo de la última década ha pasado a ser, esencialmente, una de las principales entidades soberanistas de Baleares. En la actualidad, su presidente es el abogado Josep de Luis. La OCB recibe subvenciones del Gobierno balear, el Consell de Mallorca, el Ayuntamiento de Palma y la Generalitat de Cataluña. La OCB forma además parte de la denominada Federación Llull, creada en Palma en 1990 y conformada también por Acció Cultural del País Valencià y por Òmnium Cultural.