La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 59 años, pareja de la víctima - EFE

Muere una mujer alemana en Mallorca tras ser acuchillada por su pareja

La Guardia Civil ha detenido ya al sospechoso, de nacionalidad española, que pasará a disposición judicial en las próximas horas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Guardia Civil ha detenido en la mañana de este domingo a un hombre de nacionalidad española y 59 años de edad, Celestino R., por, presuntamente, haber acuchillado mortalmente a su pareja, Ika Hoffmann, una mujer de nacionalidad alemana y de la misma edad. El crimen se ha producido en el domicilio que compartían ambos, en el número 14 de la avenida Primavera de la localidad mallorquina de la Colònia de Sant Jordi, ubicada en el municipio de Ses Salines.

Según han explicado fuentes oficiales de la Guardia Civil a ABC, el homicidio se habría producido poco antes de las ocho y media de la mañana. En torno a esa hora, el 112 ha recibido un aviso informando de una agresión en la citada vivienda. En concreto, varios vecinos han alertado al 112 de la presencia de un hombre armado con un cuchillo en la avenida Primavera. Al llegar los facultativos a la casa, han atendido rápidamente a la mujer, que presentaba cinco heridas en tórax y abdomen, que habrían sido provocadas con un elemento corto punzante.

La víctima había sufrido una gran hemorragia debido a las heridas recibidas. Por ello, a pesar de las maniobras de reanimación llevadas a cabo en el mismo lugar de los hechos, la mujer finalmente ha fallecido, ya que sus lesiones eran incompatibles con la vida.

Los agentes de la Guardia Civil que se han desplazado también de inmediato hasta la casa han detenido en la propia vivienda al presunto asesino. Al parecer, la pareja llevaba unos pocos meses de relación. Otra versión de los hechos, facilitada por personas del entorno de Ika Hoffmann, es que la mujer no mantenía en realidad ninguna relación sentimental con Celestino R., al que habría conocido hace sólo unos dos meses. Según esa otra versión, ambos habrían entrado en contacto porque eran simpatizantes de una asociación animalista local y amantes de los gatos. La mujer habría acogido al hombre en su casa hace sólo un mes y medio, porque el ahora sospechoso carecía de una situación económica estable.

Por otra parte, no constan, en principio, denuncias o antecedentes por malos tratos en este caso. Sin embargo, según ha publicado «mallorcadiario.com», el hombre había sido denunciado en su momento por amenazas de muerte a integrantes de la asociación animalista de Ses Salines. Una de las afectadas presentó incluso una denuncia ante la Policía Local. El sospechoso pasará a disposición judicial en las próximas horas.