La Armada Española utilizó un cazaminas para encontrar el cuerpo del piloto fallecido
La Armada Española utilizó un cazaminas para encontrar el cuerpo del piloto fallecido

Rescatado el cadáver del piloto de la avioneta contraincendios que se estrelló en Mallorca

La operación ha sido llevada a cabo por el buque «Neptuno» de la Armada española

Palma de MallorcaActualizado:

Los especialistas del buque de la Armada española «Neptuno» han rescatado este domingo por la mañana el cadáver del piloto Antonio Alfaro, que falleció el pasado martes después de que se estrellase la avioneta contraincendios que conducía. El suceso tuvo lugar mientras la aeronave estaba sobrevolando el noreste de Mallorca, en una operación de vigilancia rutinaria.

La citada avioneta –Air Tractor 802– había sido localizada el pasado viernes por la tarde por el cazaminas «Tajo», también de la Armada. El hallazgo tuvo lugar a dos millas de la costa, en la zona de Cala Romagueral. La aeronave fue encontrada en el fondo del mar, a 62 metros de profundidad, junto con el cuerpo sin vida de Antonio Alfaro, que tenía 46 años de edad.

El hermano del piloto, Noel Alfaro, mostró el viernes ante los medios su gratitud por el «esfuerzo» desarrollado en el operativo de búsqueda puesto en marcha el martes, que llegó a contar con más de 300 personas. «Esta isla y este país han honrado en vida y en muerte a mi hermano», dijo. «A mis padres, a mi hermana y a mí nos enseñaron a ser agradecidos, y hoy toca decir a mi familia que siempre seréis unos héroes y estaremos agradecidos de por vida», añadió poco después, visiblemente emocionado.

Investigación del suceso

Según han confirmado este domingo a ABC fuentes oficiales de la Guardia Civil, el cadáver del piloto ha sido trasladado ya esta mañana hasta el puerto de la localidad de Alcudia. En las próximas horas se le practicará la autopsia. A partir de ahora, la Policía Judicial de la Guardia Civil investigará todo lo relacionado con las causas del fallecimiento del piloto, mientras que Aviación Civil se ocupará de indagar acerca de una posible avería o un posible fallo en la avioneta.

El pasado martes, Antonio Alfaro tenía programada una ruta ordinaria de vigilancia por la zona de la Sierra de Tramuntana, que se tenía que efectuar entre las 17.30 y las 18.30 horas. La aeronave despegó desde el aeródromo de Son Bonet, ubicado en Palma, a las 17.23 horas. Media hora después se pudo establecer comunicación con el piloto mientras sobrevolaba el municipio de Valldemossa, con total normalidad, hasta que se perdió el contacto.

La Central de Coordinación de Incendios Forestales había registrado su último contacto con la citada avioneta a las 18.08 horas del martes, mientras estaba sobrevolando Cala Sant Vicenç, ubicada en el municipio de Pollença. Una vez constatada la pérdida de contacto, se inició un operativo de búsqueda aérea, que inicialmente contó con dos helicópteros y un avión de la Consejería de Medio Ambiente, un helicóptero de la Guardia Civil y un avión del Servicio Aéreo de Rescate (SAR) del Ejército del Aire. De inmediato se sumaron a dicho operativo más medios aéreos.

Operativo de búsqueda

Los trabajos de búsqueda de la avioneta se llevaron a cabo entre el martes y el viernes por tierra, mar y aire, incluso de noche. En el operativo participaron más de 300 personas y un total de seis aeronaves, tres de ellas del SAR, así como dos buques de la Armada, una embarcación de Salvamento Marítimo, dos embarcaciones de limpieza del litoral de la Consejería de Medio Ambiente, un dron del 112, una brigada del Ibanat, policías locales, los Bomberos de Mallorca, una sección de la Comandancia General de Baleares y voluntarios de Protección Civil de la zona.

La citada aeronave era un avión de extinción de incendios forestales que trabajaba para la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno balear. En concreto, era un Air Tractor 802, de carga en tierra, de la empresa Martínez Ridao, que tenía contrato con dicho departamento autonómico hasta 2020. La avioneta formaba parte del operativo de prevención y extinción de incendios forestales en época de alto riesgo.

El consejero de Medio Ambiente, Vicenç Vidal, había explicado el pasado miércoles que Antonio Alfaro contaba «con más de 1.320 horas de vuelo dedicadas sólo a incendios forestales» y que era un «gran conocedor del territorio de las Islas Baleares», ya que había participado en cinco campañas de extinción de incendios en el Archipiélago. El piloto ahora fallecido, soltero y natural de Huelva, trabajaba desde hacía once años en la empresa adjudicataria.