El lobo mata más de un centenar de ovejas y cabras en Los Picos de Europa

La pastores de Peñamellera Alta pronostican más bajas cuando los rebaños comiencen la subida masiva a los puertos

ALLES Actualizado:

Los daños del lobo en la cabaña ganadera representan desde hace años uno de los principales problemas para los pastores de Peñamellera Alta, tanto en la sierra del Cuera como en los puertos de Nedrina, Tajadura y Trespandiu, los más próximos al Parque Nacional de los Picos de Europa. Y durante este mes de mayo las bajas causadas por el cánido en ovejas, cabras y terneros se han vuelto «insostenibles», según adelantaba ayer el ganadero peñamellerano Alejandro Sánchez.

Comentaba Sánchez que «desde primeros de mes, los lobos han matado más de cien ovejas y cabras en los pueblos de Oceño y Mier, así como un ternero de tres meses a un ganadero de Trescares». Y, a pocos kilómetros, en tierras cabraliegas de Portudera, a Margarita Cosío Díaz «los lobos me mataron siete terneros: dos fueron certificados ayer por personal de la guardería del Principado y los otros cinco no aparecen».

La presencia del lobo en los concejos asturianos de Cabrales y Peñamellera Alta y en los cántabros de Tresviso y Bejes, no es ninguna broma. Alejandro Sánchez, que en los últimos días perdió «18 ovejas» por ataques del cánido, no tenía inconveniente en vaticinar ayer que en esas tierras «hay en la actualidad más de 20 lobos, y las hembras criando a pleno rendimiento». Los ataques del cánido resultan más virulentos que nunca: «Desguazan a los animales y después de matar hasta se llevan a la mitad de las ovejas y cabras muertas porque están en periodo de cría». Y siguiendo por esa línea argumental explicaba que «estamos abrasados. Los lobos siempre mataron, pero nunca en este volumen. En mi vida de pastor sólo había visto al lobo en una ocasión pero ahora se presentan a la luz del día y los ve todo el mundo. Además, hay poco ganado en la parte alta de los puertos y por eso se desplazan a matar hasta las primeras casas y naves del pueblo de Oceño». Más información en ELCOMERCIO.es