Momento en el que uno de los miembros de la banda fue detenido en su casa. Le sorprendieron en la cama
Momento en el que uno de los miembros de la banda fue detenido en su casa. Le sorprendieron en la cama
Sucesos

Dos veinteañeros, líderes de una gran red española de estafas por internet: 45 detenidos y 2.400 víctimas

La organización se hizo con casi un millón de euros, manejó 39 páginas web fraudulentas y casi 300 cuentas bancarias

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Policía Nacional ha dado por desmantelada «la más activa» de las redes de estafas por internet creadas en España y que operaban en la actualidad, según han indicado las fuerzas de seguridad. Al frente de ella estaba una pareja de veinteañeros españoles. La organización había alcanzado una gran dimensión: utilizó 286 cuentas bancarias para mover el dinero que obtenía con sus estafas, disponía de al menos 39 páginas web fraudulentas y los investigadores han localizado, hasta el momento, 2.400 víctimas. Las estafas han sumado unos 900.000 euros.

Según han indicado fuentes policiales, la investigación arrancó hace año y medio. El origen fue la denuncia interpuesta por un vecino de Calatayud (Zaragoza), que llevó a los agentes de la Policía Judicial de la Comisaría bilbilitana a abrir unas pesquisas que acabaron conectando este caso con más de 2.000 que se habían producido en el resto de España, víctimas de la misma red.

Las investigaciones se fueron ampliando, alcanzaron dimensión nacional y la Policía ha logrado identificar a 45 presuntos integrantes de esta organización delictiva, que están acusados de haber participado en esta red con cometidos diversos y encuadrados en distintos escalones de esta banda. Treinta han sido detenidos en la Comunidad de Madrid, 12 en la provincia de Alicante, una en Sevilla, otra en Albacete y una en Barcelona. La Policía considera que los máximos responsables son «una pareja de jóvenes que ronda los 25 años de edad».

Las mismas fuentes han explicado que los miembros de la red utilizaban un centenar de identidades diferentes, en algunos casos usurpadas a víctimas que caían en los engaños de esta organización y, en otros, pagando dinero a personas a las que captaban como colaboradores, en particular para encargarles la apertura de cuentas bancarias y usarlos como «mulas» para recaudar y mover el dinero obtenido con las estafas.

Así operaba la red de estafadores

Para cometer el fraude, la red se valía de páginas web fraudulentas. La Policía ha localizado 39, pero no se descarta que pueda haber más, por lo que las investigaciones no se dan por cerradas. Los investigadores han solicitado la intervención y bloqueo de esos portales de internet. Según ha indicado la Policía, se trata de páginas web «similares a otras de reconocida solvencia, pero con una pequeña variación en el nombre del dominio registrado, induciendo a error a los usuarios que pensaban que estaban accediendo a la página web original en lugar de una simulada». Cuando el usuario realizaba una compra de algunos de los productos ofertados, pagaba la cantidad estipulada mediante transferencia bancaria, pero «ni recibía el artículo supuestamente adquirido ni le era reembolsado su importe».

La estafa no acababa ahí. De hecho, según han indicado las mismas fuentes, eso solo era el principio del fraudulento calvario que padecía la víctima. Y es que, unos días después, esa organización se ponía en contacto con el estafado aprovechando los datos que había facilitado en la web fraudulenta. Quien contactaba se hacía pasar por empleado del banco de la víctima y, mediante engaño, lograba que le confiara las claves de acceso a su banca electrónica. Eso les permitía realizar operaciones sin su consentimiento, como contratar créditos de concesión inmediata para, de forma inmediata, transferir los fondos a terceras cuentas controladas por ese entramado criminal.

Agentes contando el abundante dinero en efectivo localizado en uno de los registros
Agentes contando el abundante dinero en efectivo localizado en uno de los registros