Momento en el que el avión tocó pista y empezó su accidentado aterrizaje en el aeródromo de Jaca
Momento en el que el avión tocó pista y empezó su accidentado aterrizaje en el aeródromo de Jaca
Ejército

Trasladado a un hospital de Zaragoza el piloto del avión siniestrado en las maniobras de la UME

El resto de los ocupantes del aparato han sido dados de alta, pero él continúa hospitalizado

ZaragozaActualizado:

El piloto del avión militar que sufrió un accidente este miércolesal aterrizar en Jaca, durante unas maniobras, permanece ingresado en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Continúa con pronóstico reservado, según han informado fuentes sanitarias.

En el aparato viajaban diez personas, cuatro tripulantes y seis miembros de la Unidad Medicalizada de Aeroevacuación (UMAER). El avión, un T-21 del Ejército del Aire, perteneciente al Ala 35 con base en Getafe (Madrid), se accidentó al aterrizar en el aeródromo Santa Cilia de Jaca (Huesca). Cuando tocó tierra rebotó varias veces contra el suelo, los pilotos no lograron hacerse a tiempo con el control del aparato y éste acabó saliéndose de la pista. Fue a parar hacia una vaguada.

Como consecuencia de este accidentado aterrizaje, todos los ocupantes del aparato sufrieron contusiones, aunque ninguno de ellos de gravedad. La mayoría resultaron con leves lesiones, aunque varios de ellos quedaron hospitalizados en observación. Solo el piloto presentaba lesiones de mayor envergadura, al haberse golpeado en la cabeza. En su caso, tras ser asistido en un primer momento en Jaca, fue derivado al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde seguía ingresado este viernes.

El Ejército ha abierto una investigación para determinar las causas de lo ocurrido, y también la Guardia Civil ha practicado un atestado que se sumará a las diligencias abiertas.

Este avión participaba en los ejercicios que tienen lugar en el Pirineo araognés esta semana, en el marco de la gran maniobra anual que lleva a cabo la Unidad Militar de Emergencia (UME) para poner a prueba su capacidad operativa y su coordinación con el resto de unidades civiles de emergencias.

En estas maniobras participan 3.000 efectivos -mil militares y 2.000 civiles-. Parten de un supuesto de «emergencia nacional» derivado de una situación catastrófica provocada por desastres naturales como grandes inundaciones.