La radiotelevisión aragonesa se endeudará en otros tres millones de euros este año
RTVA tendrá este año un presupuesto de 51,5 millones de euros. El año pasado manejó 63 millones - ABC
empresas públicas

La radiotelevisión aragonesa se endeudará en otros tres millones de euros este año

La deuda acumulada rondará los nueve millones de euros al acabar el añoEste 2012, el Gobierno aragonés dedicará 45 millones de euros al sostenimiento de este ente público

roberto pérez
zaragoza Actualizado:

La radiotelevisión autonómica aragonesa (RTVA) se endeudará este año en otros tres millones de euros para cuadrar su presupuesto de gastos. La operación cuenta con la autorización del Gobierno regional que preside Luisa Fernanda Rudi. El anterior Ejecutivo autónomo PSOE-PAR ya autorizó en su día a RTVA a endeudarse por otros seis millones: tres de ellos en 2010 y otros tres en 2011. Esto significa que, al acabar el presente año, el endeudamiento de la radiotelevisión autonómica aragonesa alcanzará los nueve millones de euros.

Este año, RTVA costará 51,5 millones de euros. De ellos, 45 millones los pone directamente el Gobierno aragonés y otros tres millones irán con cargo a nuevos créditos. Los ingresos son una parte muy minoritaria en el presupuesto de la radiotelevisión aragonesa: este año se han marcado como objetivo obtener por publicidad unos tres millones de euros. En 2011 —que manejó un presupuesto de gastos de 63 millones de euros, 55 de ellos aportados por el Gobierno regional—, los ingresos de publicidad fueron de un par de millones de euros.

En cifras globales, la radiotelevisión autonómica tendrá este año un presupuesto de 51,5 millones de euros, frente a los 63 del año pasado. De esos 51,5 millones que manejará, 7,4 corresponden a los servicios centrales de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión, 44,6 millones los absorbe la televisión, y el restola radio, con algo más de 4,6 millones.

La radiotelevisión autonómica se puso en marcha hace seis años, bajo la etapa de gobierno PSOE-PAR, pero fruto de un acuerdo previo al que en su día también se sumaron los populares. El PP y sus ahora socios de gobierno, el PAR, coinciden en defender la existencia de este ente, respaldado por las buenas audiencias que acumula la televisión aragonesa. A pesar de ello, su mantenimiento va a compañado de recortes presupuestarios para el presente año: en 2011 el Gobierno regional pagó con cargo al presupuesto de los aragoneses más de 50 millones de euros para sostener la RTVA, y este año serán 45.

El Gobierno aragonés considera —y lo comparte el PSOE— que la radiotelevisión autonómica cumple un servicio público y destaca, además, que su coste es claramente menor que el de otros canales autonómicos que hay en España.

Aunque hay coincidencia entre PP y PAR en mantener este modelo, hay alguna diferencia entre ellos sobre el dinero que debe aportar el Gobierno aragonés a su sostenimiento. El PAR, que ha ganado cuota de control sobre la radiotelevisión autonómica tras los acuerdos de gobernabilidad suscritos con el PP, considera que el recorte presupuestario de este año es excesivo. Los aragonesistas intentan negociar una mayor aportación de fondos públicos del Gobierno autónomo para este ente. El proyecto de presupuestos de la Comunidad aún está tramitándose en las Cortes regionales.

Contratos a la baja

Entretanto, los recortes presupuestarios ya están obligando a renegociar a la baja los contratos de producción de programas y de servicios técnicos con los que funciona la RTVA. De los alrededor de 800 profesionales que trabajan en la radiotelevisión autonómica aragonesa, poco más de cien son de plantilla de esta empresa pública. El resto, casi 700, son de contratas, empresas privadas que se encargan de elaborar los programas y de dar soporte técnico a las emisiones.

El director general de la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión, Jesús López Cabeza, está convencido de que el recorte presupuestario no tendrá «afecciones importantes» y «vamos a seguir haciendo una radiotelevisión digna». Se dará prioridad a los informativos, por entender que son «el servicio público por excelencia», y se el ajuste de gastos se centrará más en la oferta de programas de entretenimiento.