Javier Lambán, durante el Pleno de las Cortes en el que se ha referido a las expropiaciones para Guissona
Javier Lambán, durante el Pleno de las Cortes en el que se ha referido a las expropiaciones para Guissona - Fabián Simón
Economía

El suelo que se expropiará en Épila para Guissona se pagará a un máximo de un euro por metro cuadrado

El Gobierno aragonés expropiará al menos 70 hectáreas de suelo rústico, pero el coste lo abonará la empresa catalana

ZaragozaActualizado:

Los terrenos que se expropiarán en Épila (Zaragoza) para la instalación de la nueva gran planta logística y de procesado agroaimentario del grupo Guissona se pagarán a un máximo de 10.000 euros por hectárea o, lo que es lo mismo, a no más de un euro por metro cuadrado.

Así lo avanzó este jueves ante el Pleno de las Cortes de Aragón el presidente del Ejecutivo regional, el socialista Javier Lambán, una semana después de que firmara -junto al Ayuntamiento de Épila y al grupo empresarial leridano- el convenio para la implantación de esta factoría que prevé ponerse en marcha a principios de 2019 y que espera crear unos 4.000 empleos.

Este convenio incluye, entre otros apoyos públicos, que la Administración facilitará el suelo que Guissona -propietaria de la cadena comercial Bonárea- necesitará para esta nueva planta logística y de procesado. Serán un total de 140 hectáreas. De ellas, un máximo de 70 las aportará el propio Ayuntamiento de Épila. Se trata de suelos municipales situados en el emplazamiento elegido por Guissona para instalar su factoría y que serán permutados: el Ayuntamiento se los dará a la empresa a cambio de otros que el grupo catalán tiene en otra zona del término municipal.

Guissona, por tanto, necesitará adquirir al menos otras 70 hectáreas. Cabe la posibilidad de que llegue a acuerdos con particulares, pero el Gobierno aragonés se ha comprometido a que agilizará la adquisición de todos esos suelos. Lo hará mediante la fórmula de la expropiación, una vez que el proyecto de Guissona se ha calificado jurídicamente de interés público autonómico.

Como avanzó ABC, esas expropiaciones las hará el Gobierno aragonés, pero será la empresa catalana quien abone el importe de los justiprecios que se señalen.

Lambán ha indicado que esos justiprecios no serán en ningún caso superiores a 10.000 euros por hectárea. Según el presidente aragonés, es un tope que se han encaragado de contrastar ya a través de una tasación encargada a la consultora inmobiliaria Tinsa y que se ha realizado analizando todos y cada uno de los suelos rústicos situados en la zona en la que se implantará la factoría del grupo Guissona.

Esto significa que las fincas de máximo valor alcanzarían los 10.000 metros cuadrados por hectárea, pero otras muchas estarán por debajo -y en algún caso muy por debajo- de ese importe. Por tanto, se da por seguro que a Guissona le costará menos de 700.000 euros todo el suelo que necesita para implantarse en Épila.