Centro de mando operativo habilitado por la UME en un simulacro
Centro de mando operativo habilitado por la UME en un simulacro - M. Cieza
Ejército

Simulacro de «emergencia nacional» en vísperas de las elecciones y con 3.000 efectivos movilizados

El ejercicio, dirigido por la UME, se desarrollará en el Pirineo aragonés y lo liderarán mil militares

R. Pérez
ZaragozaActualizado:

Un supuesto de emergencia nacional movilizará del 1 al 5 de abril, en vísperas de las elecciones, a un millar de militares y a 2.000 civiles. Se trata del simulacro anual que realiza la Unidad Militar de Emergencias (UME) para poner a prueba sus capacidades operativas y de coordinación junto al resto de efectivos de emergencias. Parte de un supuesto catastrófico de alto riesgo para la población y que exige la activación masiva de los dispositivos de emergencias.

En esta ocasión, las circunstancias van a hacer que este gran ejercicio práctico tenga lugar en vísperas de la mayor concentración electoral que se recuerda en España: las elecciones municipales, autonómicas y europeas fijadas para el 26 de mayo, y la previsible convocatoria de elecciones generales para esta misma primavera.

Fue en agosto del año pasado cuando la UME empezó a planificar este macrosimulacro y eligió tanto el supuesto práctico como el escenario: una concurrencia de desastrosos efectos meteorológicos –lluvias torrenciales, fuertes vientos y acelerado deshielo por altas temperaturas- que pondrán en peligro a la población en un amplio territorio. Y todo ello en el Pirineo aragonés. Las zonas principales de este simulacro serán las comarcas oscenses de La Jacetania y Alto Gállego.

Junto al millar de militares de la UME que participarán en este ejercicio, también se pondrá a prueba la capacidad operativa de decenas de unidades de otros servicios civiles de emergencias, desde sanitarios a equipos de bomberos, Protección Civil y centros administrativos de coordinación de urgencias, pertenecientes a medio centenar de instituciones.

Este simulacro «va a poner a prueba la capacidad de reacción del Estado y de la Comunidad autónoma en colaboración con organismos y entidades del ámbito local, regional, nacional e incluso internacional», ha indicado el consejero de Presidencia del Gobierno aragonés, Vicente Guilén.

Este macroejercicio de emergencias, denominado «Aragón 2019», es supervisado directamente por el teniente general Jefe de la UME, Miguel Alcañiz. Tiene entre sus objetivos el de adiestrar al Cuartel General de la UME como núcleo de la dirección operativa de una emergencia de nivel nacional.

Para examinar con la máxima objetividad la capacidad operativa de las distintas unidades que intervienen, se ha preparado una serie de supuestos críticos, incidentes que se van sucediendo en ese imaginario escenario catastrófico. Esos incidentes son desconocidos por quienes participan en el simulacro, lo que les obliga a hacer frente a ellos en tiempo real. Esos incidentes los irá activando el Grupo de Control del Ejercicio (Excon), con el apoyo de aplicaciones tecnológicas y análisis táctico. Administrarán la activación de esas incidencias en función de la reacción de los participantes en el simulacro, y así irán marcando el ritmo del ejercicio y evaluando la respuesta práctica de los distintos equipos.