Agentes de la Guardia Civil, durante la inspección del establecimiento - Vídeo: EP
Sucesos

Requisan una tonelada de comida en mal estado en una tienda china de Zaragoza

Incumplía los mínimos higiénico-sanitarios y la normativa de Consumo. Más de la mitad eran carnes y pescados congelados

ZaragozaActualizado:

La Guardia Civil ha intervenido en una tienda china de Zaragoza capital una tonelada de comida en mal estado. Más de la mitad de esa mercancía eran carnes y pescados congelados, que estaban caducados o que presentaban graves problemas de conservación y de etiquetado.

La operación ha sido desarrollada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Según han informado fuentes oficiales, la mercancía fue localizada durante la inspección a una tienda de alimentación regentada por un comerciante chino en Zaragoza capital.

En el local hallaron una gran cantidad de productos de alimentación que incumplían los mínimos higiénico-sanitarios y diversos requisitos esenciales establecidos por la normativa de Consumo. Todos esos productos se encontraban en estanterías y cámaras frigoríficas, expuestos al público para su venta.

«Las deficiencias detectadas se correspondían con un inadecuado etiquetado -no se hallaba en español-, con la superación de la fecha de caducidad o con una mala conservación de dichos productos», han indicado las mismas fuentes. También se localizó una cámara frigorífica usada para el almacenamiento de carnes y otros productos, que se encontraban mal conservados y caducados, y que eran guardados allí para ir sacándolos a la venta.

En total, la operación se saldó con la intervención de 326 kilos de carnes congeladas que estaban caducadas o carecían de etiquetas, por lo que se desconoce su origen; 130 kilos de pescado congelado, envasados con fechas de caducidad o de consumo preferente que ya estaban pasadas, y alguno de ellos con alteraciones graves por haberse roto la cadena de frío; 395,5 kilos de productos envasados, de diversa procedencia, cuya caducidad y fecha de consumo también se habían pasado; y 100 kilos de productos sin el preceptivo etiquetado en castellano.

Toda esa mercancía ha sido destruida tras ser requisada y examinada, salvo los 100kilos de productos mal etiquetados, que han quedado inmovilizados hasta que se subsane esa deficiencia administrativa y -si se subsana- después será verificada por el Servicio de Sanidad para comprobar si es apta para el consumo.

El dueño de la tienda, un ciudadano chino, ha sido denunciado por el cúmulo de infracciones sanitarias que han sido detectadas en su comercio, según han informado las mismas fuentes.

La operación fue desarrollada por la Guardia Civil, que estuvieron asistidos por personal del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón para realizar las comprobaciones técnicas necesarias en el interior del establecimiento y en la mercancía que fue requisada en el transcurso de la inspección.