Los pueblos afectados por el incendio de San Gregorio exigen saber las causas

Los pueblos afectados por el incendio de San Gregorio exigen saber las causas

R. PÉREZ | ZARAGOZA
Actualizado:

Los alcaldes de las localidades afectadas por el incendio que se produjo la semana pasada en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza) se reúnen hoy con representantes del Gobierno aragonés. Ayer, estos alcaldes ya celebraron un encuentro para coordinarse e ir de la mano a la hora de exigir que se aclaren las causas que provocó el fuego, además de ayudas a la Administración. Quieren formar un frente común para hacer más fuerza.

El fuego arrasó 6.254 hectáreas, 3.000 de ellas pinares y el resto monte bajo y cultivos. Además de los terrenos del término municipal de Zaragoza que ocupa el campo de maniobras, resultaron gravemente afectados montes y campos de Tauste, Remolinos, Pradilla de Ebro y Torres de Berrellén.

Los alcaldes quieren que las autoridades compensen a sus municipios por el desastre que ha dejado el fuego. El de Pradilla, Luis Eduardo Moncín, insiste en que se debe aclarar qué provocó el fuego, que el Ministerio de Defensa dé las oportunas explicaciones —sigue sin revelarse la causa, aunque todo apunta a la explosión de un proyectil de los que quedan tras algunas maniobras— y, además, que diga por qué tardó cinco horas en autorizar la intervención de los equipos civiles de extinción, tanto terrestres como aéreos. Cuando lo hizo, las llamas estaban totalmente descontroladas y saltaron los límites del campo.

Que el Estado responda

Los alcaldes piden que se compense de forma adecuada y rápida a los damnificados, que el Estado responda por los daños que se han producido y que el Gobierno aragonés le exija que así sea. Al Ejecutivo regional también le piden que actúe para poner en marcha planes de reforestación y de ayuda a los municipios afectados.

Entre las superficies calcinadas se encuentran fincas dedicadas a cultivos y a pastos. Por tanto, además de los graves daños medioambientales ocasionados en montes comunales, ha habido pérdidas directas e indirectas en propiedades particulares y explotaciones agropecuarias.

El alcalde de Pradilla —término municipal en el que ardieron unas 500 hectáreas— también defiende que se fijen contraprestaciones para las localidades que lindan con el campo de maniobras, dados los riesgos que asumen y los condicionantes que genera un recinto militar de esas características.

El PP también pidió el pasado fin de semana que el Gobierno central resarza a los afectados, dado que el fuego se ocasionó y extendió desde terrenos pertenecientes al Ministerio de Defensa y, además, tras una controvertida actuación en las primeras horas del incendio. Los populares han reclamado igualmente al Gobierno aragonés que exija al Ejecutivo de la Nación un rápido y adecuado plan de ayudas para los afectados.

Trámite administrativo

En la reunión que se celebrará hoy entre los alcaldes y el Gobierno aragonés —ha sido convocada para las siete de la tarde— habrá representantes de las consejerías de Medio Ambiente, Agricultura, Política Territorial y Presidencia.

Fuentes del Gobierno aragonés avanzaron ayer que, en esta reunión, explicarán los decretos de ayudas que hay en vigor para incendios forestales y que informarán sobre los pasos que deben seguir los afectados para solicitarlas. Las peticiones deberán remitirse a la Comisión Delegada de Política Territorial.

El de San Gregorio ha sido el segundo incendio forestal originado este verano en un campo de maniobras. El otro ocurrió a mediados de julio, en el campo militar de Chinchilla (Albacete), en el que ardieron unas mil hectáreas. En el verano de 2007, otras 4.100 hectáreas se quemaron en Sierra Morena por un incendio que tuvo su origen en el campo de maniobras de Cerro Muriano (Córdoba).