Javier Lambán y Arturo Aliaga, líderes regionales del PSOE y del PAR
Javier Lambán y Arturo Aliaga, líderes regionales del PSOE y del PAR - Fabián Simón
Política

PSOE y PAR se hacen con el poder en 31 de las 33 comarcas de Aragón

El PP presidirá la de Tarazona y se turnará con Cs en el gobierno comarcal del Bajo Aragón-Caspe

ZaragozaActualizado:

El PSOE y el PAR se han hecho con el poder en 31 de las 33 comarcas de Aragón. Los socialistas ya se hicieron con el timón de la comarca de Zaragoza el pasado viernes, y este lunes extienden su dominio territorial a la inmensa mayoría de los otros 32 gobiernos comarcales. Los socialistas fueron la fuerza más votada en 32 de las 33 comarcas aragonesas, y en casi la mitad ganaron con mayoría absoluta. A los gobiernos comarcales que tenían garantizados han añadido otro nutrido grupo gracias a su alianza con el PAR, sellada a nivel autonómico.

El PSOE se hace con el gobierno en todas las comarcas de la provincia de Huesca, bien en solitario o con el concurso del PAR, aunque hay una comarca en la que se hacen con el poder gracias a un acuerdo con Cs. Se trata de la comarca de la Hoya de Huesca, donde los socialistas han sellado una alianza con Cs que es excepción en el mapa institucional aragonés.

En la provincia de Zaragoza, la única comarca que no va a gobernar el PSOE es la de Tarazona, donde se ha impuesto el PP. En la provincia de Teruel, PP y Cs se han aliado para hacerse con un único gobierno comarcal, el de Bajo Aragón-Caspe, donde estos dos partidos se turnarán al frente de la institución: el PP gobierna dos años y los otros dos de legislatura los gobernará Cs.

Por su parte, el PAR va a dirigir cuatro comarcas, todas ellas en la provincia de Teruel. Así, pasa a dirigir las comarcas del Jiloca, Andorra, Albarracín y el Maestrazgo, esta última gracias al apoyo que han cerrado con el PP tras distanciarse con el PSOE en esta porción del territorio aragonés.

La constitución de los gobiernos comarcales sigue el mismo guión que el que se aplica en las diputaciones provinciales: los escaños de cada consejo comarcal –una especie de miniparlamento territorial- se reparten entre los partidos en función de los votos que han obtenido en las elecciones municipales de cada zona.

A finales de los años 90, Aragón decidió impulsar la creación de un nuevo poder territorial, político y administrativo. Así nacieron los gobiernos comarcales. A estos efectos, el mapa de Aragón se dividió en 33 demarcaciones. Cada una de ellas se ha dotado de su propia estructura política, administrativa y funcionarial, fruto de las competencias que el Gobierno aragonés fue traspasando a estas instituciones. Cada comarca cuenta con su miniparlamento (el Consejo Comarcal), del que emana el gobierno de la institución, que a su vez dirige la plantilla de personal de cada una de estas administraciones que suman ya 18 años de existencia. La primera institución comarcal que se constituyó en Aragón fue la del Aranda (Zaragoza), a principios del año 2001.