Los hechos ocurrieron en una celda de la prisión zaragozana de Zuera (en la imagen)
Los hechos ocurrieron en una celda de la prisión zaragozana de Zuera (en la imagen) - Fabián Simón
Tribunales

Un preso, condenado a 7 años de cárcel por sodomizar a su compañero de celda

Tendrá que indemnizar a la víctima con 5.000 euros por daños morales

ZaragozaActualizado:

Un preso de 36 años que está recluido en la cárcel de Zuera (Zaragoza) ha sido condenado a 7 años de prisión por haber sodomizado a su compañero de celda, al que, además, deberá indemnizar con 5.000 euros por daños morales.

Así lo acaba de sentenciar la sección tercera de la Audiencia Provincial de Zaragoza. Los hechos se produjeron en la tarde del 3 de abril del año pasado, cuando el ahora condenado -David G.A., natural de Huesca- se encontraba a solas con el que en aquel momento compartía la celda, Luis Carlos M. T., un recluso que tiene reconocida una discapacidad del 44% y reconocido un trastornos afectivo de tipo depresivo.

Nada más sufrir la violación, en cuanto pudo se dirigió a los funcionarios de la prisión para denunciar lo que le había ocurrido. Fue trasladado a la enfermería, donde los facultativos detectaron pequeñas lesiones compatabiles con la agresión que había relatado.

Explicó que su compañero de celda -y ahora condenado- se acercó a él con un objeto punzante, se lo colocó en el cuello y, bajo amenaza de clavárselo, le forzó a bajarse los pantalones y los calzoncillos. Posteriormente le penetró analmente y, según la versión que ha dado por probada la sentencia, el agresor llegó a eyacular.

La víctima pidió contra su agresor 15 años de cárcel, ocho más de libertad vigilada y 10.000 euros de indemnización por daños morales. La Fiscalía, por su parte, reclamó para el acusado 13 años de prisión por ese delito de agresión sexual, cinco más de libertad vigilada y 5.000 euros de indemnización. El abogado del acusado pidió la libre absolución.

Finalmente, la Audiencia Provincial de Zaragoza ha conenado a David G. A. a siete años de prisión por un delito de agresión sexual. Además, cuando cumpla esa condena, deberá permanecer durante cinco años más en libertad vigilada. Asimismo, tendrá que indemnizar con 5.000 euros al compañero de celda al que sodomizó.