El presidente de la DPZ, Sánchez Quero, con los galardonados este año con las Medallas de Santa Isabel
El presidente de la DPZ, Sánchez Quero, con los galardonados este año con las Medallas de Santa Isabel
Política

El presidente de la DPZ reivindica la ley y la cultura como antídotos del sectarismo

Insiste en que el Estado debe poner en valor a los ayuntamientos y diputaciones tras haber liderado la salida de la crisis

ZaragozaActualizado:

El presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), Juan Antonio Sánchez Quero, ha apelado a poner en valor los valores esenciales de Justicia, igualdad ante la ley, cultura y educación en libertad. Y ha llamado a reconocer «de una vez por todas» la mayoría de edad de las entidades locales y a no utilizarlas como «moneda de cambio» o para «experimentar» en momentos de dificultad. Lo hizo durante su discurso institucional con motivo de la entrega de las Medallas Santa Isabel de Portugal, los máximos galardones que concede anualmente la DPZ.

«Si algo han demostrado en estos años de crisis económica es que, lejos de ser el problema, son la solución», ha afirmado en uno de los actos más solemnes de la institución, la entrega de las Medallas de Santa Isabel de Portugal, que este año han reconocido la labor del profesor César Bona; del exjusticia de Aragón Fernando García Vicente y del escritor José Luis Melero.

Sánchez Quero, tras felicitar en nombre de la corporación a los tres galardonados con la máxima distinción de la DPZ, ha hecho una defensa de las entidades locales -ayuntamientos y diputaciones- que, según sus palabras, han sido las «primeras» en recuperar la solvencia económica y en «liderar la reducción de la deuda».

Además, ha dicho, han apuntalado el saneamiento de las cuentas públicas del Estado y han sido «fundamentales» en el progreso de la sociedad y en la renovación de las instituciones.

En definitiva, «han mantenido la cohesión en momentos en los que cundía una ola de pesimismo y desconfianza en la administración», quien también hizo una cerrada defensa de los principios de la Justicia, igualdad ante la ley, cultura y educación en libertad. Son, dijo, «fuentes de libertad y de progreso para el ser humano, para el individuo y para la sociedad».

«No hay libertad sin cultura, no hay cultura sin enseñanza y no hay igualdad sin ley. Son principios esenciales que jamás hay que olvidar y que se hacen más necesarios que nunca como antídoto del sectarismo y de la radicalidad», subrayó Sánchez Quero.