La Policía aconseja no hacer caso a los extorsionadores, intentar grabar la llamada y denunciarla de inmediato
La Policía aconseja no hacer caso a los extorsionadores, intentar grabar la llamada y denunciarla de inmediato
Sucesos

La Policía alerta de una nueva oleada de falsos secuestros exprés

En las últimas semanas se han denunciado en Zaragoza varios casos de esta estafa telefónica

ZaragozaActualizado:

La Policía Nacional ha alertado de una nueva oleada de falsos secuestros exprés, el timo telefónico que proliferó hace unos años y que fue objeto incluso de operaciones internacionales que lograron desmantelar grupos de delincuencia especializados en estas extorsiones. En las últimas semanas se han denunciado varios casos simultáneos, y todos ellos han tenido como víctimas a personas que viven en Zaragoza.

Según han informado fuentes policiales, el modus operandi es idéntico al que se puso en práctica hace unos años: un ciudadano recibe una llamada telefónica desde un número desconocido y, al descolgar, su interlocutor le dice que han secuestrado a un familiar y exige que les ingrese dinero de inmediato para liberarlo.

Además de los casos que han sido denunciados, la Policía da por hecho que se habrán producido varios más que no han llegado a ser comunicados a las fuerzas de seguridad porque no se consumó la estafa. De hecho, las mismas fuentes han subrayado que tampoco los que han denunciado pagaron cantidad alguna, porque se dieron cuenta de que era una estafa, que no se había producido realmente el secuestro de ningún familiar.

Según han indicado desde la Policía, «los falsos secuestradores pueden llegar a obtener datos del entorno familiar de la víctima en las redes sociales, para tratar de dar verosimilitud a la llamada». Su objetivo es convencer a la víctima de que tiene que pagar y, para eso, «utilizan amenazas, presiones y hasta llegan a poner al teléfono al supuesto secuestrado para que, entre lamentos, reclame el pago del dinero para evitar que le hagan daño».

La Policía insiste en que, si se recibe una llamada de ese tipo, se debe mantener la calma, no realizar ningún pago, avisar de inmediato a la Policía e intentar grabar la llamada en la que le están extorsionando.

En el año 2017, una investigación desarrollada por la Policía desde Zaragoza permitió desmantelar un grupo especializado en este tipo de estafas. Antes, en 2015, otra investigación de las fuerzas de seguridad españolas permitieron desmantelar a una banda que realizaba estas extorsiones telefónicas desde una cárcel de Santiago de Chile, desde donde los delincuentes llamaban a centenares de personas de toda España.