Acceso diferenciado para hombres y mujeres de la antigua sinagoga que conserva Calatayud
Acceso diferenciado para hombres y mujeres de la antigua sinagoga que conserva Calatayud - ABC
Cultura

Así era la poderosa Judería de Calatayud: diez sinagogas, cárcel, hospital...

El Ayuntamiento bilbilitano ultima la candidatura para que la ciudad entre en la Red nacional de Juderías

ZaragozaActualizado:

Con más de mil habitantes, la Judería de Calatayud fue una poderosa comunidad que marcó para siempre el callejero de esta ciudad y que resultó decisiva en su devenir histórico durante la Edad Media. De su poder da idea la lista de infraestructuras y centros públicos que gestionó de forma diferenciada y exclusiva dentro de la ciudad: diez sinagogas, dos castillos, un hospital o una cárcel, entre otros.

De ese floreciente pasado de la comunidad hebrea de Calatayud habla la nueva guía que ha editado el Ayuntamiento bilbilitano y que ha sido realizada por el historiador Álvaro López Asensio. «Es un producto turístico que se repartirá en la oficina de turismo a todas las personas que nos visiten, pero también es una publicación qeu habla sobre la historia de nuestra ciudad, de gran interés para los bilbilitanos», ha explicado el concejal de Turismo, Sergio Gil (PAR), desde cuyo departamento se ha editado esta nueva guía.

Se trata de una de las iniciativas que se están impulsando para poner en valor la Judería bilbilitana, una extensa porción del Casco Antiguo de Calatayud que, en gran parte, conserva la tipología urbana original, la disposición de sus sinuosas calles e incluso algunas construcciones originales de la época. Entre ellas, la sinagoga reconvertida tras la expulsión de los judíos, a finales del siglo XV, en iglesia dedicada a la Virgen de Consolación.

La presencia judía en Calatayud fue ininterrumpida durante más de 500 años, como mínimo. La prueba física más antigua de esa comunidad hebrea data del siglo X, una lápida funeraria que atestigua la existencia de una población judía en el Calatayud musulmán.

En el siglo XV, justo antes de que los Reyes Católicos decrataran la expulsión de los sefardíes, la Judería de Calatayud había alcanzado una gran dimensión: su callejero urbano abarcaba dos plazas y nueve barrios; tenía cuatro sinagogas públicas y otras seis privadas, además de tres academias rabínicas o «madrassas». Los judíos disponían de sus propios órganos de gobierno y entre las infraestructuras que gestionaban de forma directa figuraban dos castillos, dos cementerios y edificios públicos como carnicerías, hospital, una posada, cárcel, un horno y una taberna.

Según explica el historiador Álvaro López Asensio, entre los siglos XIX y XV esta comunidad hebrea asentada en Calatayud contó con más de 1.000 habitantes. Representaba el 20% del censo total de la ciudad.

Esos y otros datos se han incorporado al documento que el Ayuntamiento está ultimando para presentarlo el próximo septiembre a la Red de Juderías de España, con el fin de incorporarse a esta entidad. Actualmente, la Red la integran 18 ciudades españolas que conservan vestigios de relevantes juderías medievales. Hasta la fecha, en esa Red solo hay una localidad aragonesa, Tarazona.

El alcalde bilbilitano, José Manuel Aranda (PP), ha indicado que la documentación de la candidatura bilbilitana a la Red de Juderías de España está siendo elaborada a través de tres expertos: el propio Álvaro López Asensio, Javier Bona y Julián Millán.

Por otra parte, el programa de reforma y potenciación urbana Edussi, financiado por el Estado, ha reservado 150.000 euros para acometer acciones de renovación urbanística que contribuyan a poner en valor la histórica Judería bilbilitana.