La unión de dos borrascas está engendrando el primer gran temporal de lluvias en el área mediterránea
La unión de dos borrascas está engendrando el primer gran temporal de lluvias en el área mediterránea
Sociedad

Un peligroso temporal del Mediterráneo pone en alerta a la provincia de Teruel

Alerta en varias comarcas aragonesas por el alto riesgo de que se produzcan lluvias torrenciales

ZaragozaActualizado:

Pocos días después de sufrir los efectos del huracán Leslie, un peligroso temporal engendrado en el Mediterráneo vuelve a poner en alerta meterológica al Levante español y a parte de Aragón. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha activada la alerta naranja por alto riesgo de que se produzcan lluvias torrenciales en varias comarcas de la provincia de Teruel.

En concreto, advierte que pueden descargar hasta 100 litros por metro cuadrado en doce horas en las comarcas de Gúdar y Maestrazgo, y también en Bajo Aragón. Y en las comarcas de Albarracín y del Jiloca se ha activado la alerta amarilla, en su caso por el rieesgo de que descarguen hasta 40 litros por metro cuadrado en doce horas.

Estas alertas se prolongan, inicialmente, entre este jueves y viernes, coincidiendo con la alerta naranja que también se ha activado en la vecina provincia de Castellón, en la comunidad Valenciana. En ese caso el riesego es todavía más severo, ya que se temen lluvias que podrían descargar hasta 180 litros por metro cuadrado en doce horas.

La unión de dos borrascas, una procedente del Mediterráneo y otra del Atlántico, engendrará hasta el próximo domingo el primer gran temporal de lluvia del otoño a zonas del área mediterránea peninsular y de Baleares, donde se esperan precipitaciones fuertes, persistentes y con tormentas que pueden ser muy intensas.

Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, explicó a Servimedia que este es «el primer temporal importante del otoño», que se espera traiga «lluvias generalizadas a muchas regiones», aunque con mayor intensidad en áreas mediterráneas.

«El último de estas características tuvo lugar en 2008. Los episodios de lluvias intensas o torrenciales en la vertiente mediterránea son habituales en nuestro clima, pero desde 2008 no se registra un episodio tan general», añadió.